miércoles, 15 de septiembre de 2010

Gadgets...realmente low-tech (y III): El fax

Hay ciertas cosas en nuestro uso cotidiano en el uso cotidiano de algunos, que a mí, cuando me paro a analizarlas, me sale urticaria.

Veamos: Tenemos por un lado el cheque, por otro, el giro postal, y por último el fax...¡ese gran recurso!

En el capítulo de hoy, trataremos mi favorito. ¡El fax!



FAX
Siento decepcionar al lector, si pensaba que hasta aquí  teníamos el bestiario de las figuras más carcas de este país, pero el fax, a mí me deja pasmado, más que el rey que hizo honor a su nombre.


Lo primero, el fax, es el arma arrojadiza por excelencia. Si nos queremos dar de baja de una operadora de telefonía o cualquier suscripción, lo natural, es que la operadora te diga el tan manido...¡pues me tiene que mandar un fax!


-- Pero, señora: ¿Usted tiene un fax en casa? Yo no, desde luego.
-- Caballero, no tengo obligación de responder a esa pregunta.
-- Pero, entonces, ¿puedo enviarlo por e-mail?
-- No, por fax, sólo.

Claro, fax, significa, ir a algún sitio raro, a pagar un buen dinero, a que alguien convierta un folio a una resolución escandalosamente baja y  lo pase a través de un par trenzado de cobre a otra máquina, que, tras perder más y más resolución y convertirla en ruido, dejará algo prácticamente ilegible.

¿Y el pdf anexo a un email? ¿Y los formularios de contacto? ¡¡Aunque sea flash!! No sé, me da igual, pero yo me conformo por comunicarme con alguien por algo que NO SEA UN FAAAAAAAAX!

Otra de las "ventajas" del fax, es que si utilizas ese abandonado fax del trabajo (cosa que hacemos casi todos), la respuesta, que puede tardar en llegar cualquier indefinido tiempo, puede ser leída por media empresa, y suele llevar un trocito del mensaje de ida, lo que te obliga, bien a permanecer a pie quieto al lado de una máquina un buen rato, bien a pasar periódicamente a ver si ya a tenido a bien escupir el OK o KO con tu parte de accidente, tu baja de Vodafone, o tu pedido a www.amantis.net.

Resumiendo, odio el fax, más que al giro y al cheque juntos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario