martes, 14 de septiembre de 2010

Quemar carbón

¡Huy!, ¡Qué bien! Por primera vez veo que tengo tribuna, me puedo agarrar al atril y poder contar lo que pienso, bien a gusto. Me está empezando a gustar esto del blogging.

Veo, en los medios de comunicación, aquí, aquí, o aquí, que los mineros del carbón, están protestando porque no les pagan las dos últimas nóminas.

Decididamente, yo les apoyo. Creo, sinceramente, que se les debería pagar lo que ya es suyo.

Pero no se vayan todavía, que parece que hay algo más.
A ver, a ver...¡ah! sí, parece que declaran que quieren que se generalice o racionalice de alguna forma, la utilización, que es un eufemismo para decir QUEMA, del carbón nacional, que será peor, más contaminante, y menos energético, amén de mucho más caro, que el de otras latitudes.

Pero yo niego la mayor. En 2010, ¿seguimos creyendo que el modelo de futuro es quemar carbón? ¿Como en 1808? ¡Venga ya! Y lo peor del caso, es que sale el presidente del gobierno a defender que, en caso de que se den las condiciones en las cuales se logre reducir la contaminación de la quema del carbón nacional, -entiendo que para igualarlas a la quema del carbón de otros lugares-, entonces sí, se darían las condiciones, no sé muy bien para qué. Bueno, parece que se vislumbra por aquí...

Veamos. Entiendo que el gobierno está para amortiguar la caída de sectores productivos, que se han quedado sólo en sectores. Quiero decir, con esto, que el "carbón nacional", como negocio, hay que irlo cerrando, no me importa si es rentable (lógicamente, con las subvenciones, sí) ni si es igual de ecológico que el petróleo. No habrá que hacerlo radicalmente, sino decididamente, pero también con constancia. La inversión pública en el sector de la energía, no puede ir por el camino de seguir subvencionando lo que es irracionalmente inviable a medio plazo. Las subvenciones, las ayudas, deben encaminarse a la innovación, a lo que nos puede aportar valor, beneficio y progreso a largo plazo. ¿no?

¿Significa esto cortar el grifo de raíz al carbón? No, obviamente, pues estaríamos ante un escenario como el de la reconversión naval de finales de los 80, que también nefastamente gobernado, terminó con un tejido industrial de una forma desgarradora. Cierto es, casi con total certeza, que era la Unión Europea, la que más interés tenía en que eso fuese rapidito.

Y ojo, que los de los astilleros eran de armas tomar ¿eh? Todavía recuerdo cuando sacaron medio barco gigantesco a la calle, para protestar. Con todo y con eso, no consiguieron más que les tapasen la boca con billetes de 5000 pesetas. Aunque no es poco. Pero es que los mineros son mucho peor. Son de cortar carreteras, tirar barrenos con tubos de PVC y liarla parda delante de cualquier ministerio. Claro, ellos también quieren sus billetes de 50€ y sus jubilaciones públicamente-subvencionadas a los 45. ¡No con mi dinero!

Pero según escribo todas esas cosas, y veo ayer en el telediario la A-6 cortada, veo que son medidas "ochenteras". Ya no se llevan. Están demodée. ¿no? Decimos que los sindicatos están flojos y todo eso. Pero más bien creo que la estrategia de la lucha social, está pasada. Es mucho más efectiva la lucha de la influencia política, y sobre todo, mucho más civilizada. Pero estos mineros de el Bierzo y sur de Asturias, parece que todavía tienen sindicalistas de los de antes. Neumáticos quemados en la vía del tren y pasamontañas en los cortes de carretera.

Claro que cada vez, la gente lo entiende menos. Y menos lo entenderá si las cosas del mercado laboral empeoran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario