viernes, 3 de septiembre de 2010

Una mañana en Correos...

Cuando era pequeño, se decía: "el que no vale, va para la Bazán". Obviamente, ello significaba, que los astilleros se quedaban con la mano de obra no cualificada, a cambio de un puesto de trabajo fijo, para toda la vida y un salario digno. Pero era una mentira. La Bazán, se encargaba de formar a los trabajadores, y luego, cuando vino la reconversión naval, resultó que en España, y más concretamente en Ferrol, teníamos a los mejores soldadores y cortadores de chapa del mundo mundial.

Ahora bien, si alguien "no vale" de verdad, acabará en Correos. Ciertamente, Correos es dueña de uno de mis artilugios Cro-magnónicos favoritos: El giro postal, anacrónico donde lo haya y digno de una novela de Julio Verne.

Pero lo que nos trae aquí son los más de 40 minutos que un par de operarios se pasaron aporreando un par de ordenadores para intentar poner en circulación dos paquetes, que llevaban certificado y contrerreembolso. En fin...una odisea absoluta, que acabó felizmente.

Al menos, el contrareembolso, me sorprendió gratamente, y ya no tengo que esperar un giro postal, sino que el eficiente Correos, puede ya, hacer una transferencia a mi cuenta. Uno nunca sabe lo útil que es memorizar el CCC de su cuenta corriente :)

De todas formas, el programa que "ayuda" a los operarios no es demasiado amigable, aunque hay que decir, que tampoco se trata de unas pantallas de AS/400 que todavía garantizan productividad de algunos ERP's por esos mundos de dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario