lunes, 18 de octubre de 2010

El Server



Hoy voy a hablar de otro de mis ordenadores caseros. Hace un tiempo, hable de MOE, el portátil perfecto, aunque no había comentado su nombre, y de MAGGI, el netbook, cuya existencia nunca pensé que fuese tan fructífera como es hoy.

Hoy os presento a HOMER, que es un servidor muy muy especial. Antes de nada, os diré que se parece a un HTPC, huele a HTPC y sabe a HTPC, pero es un … servidor. ¿Cómo? Pues era el antiguo HTPC que tenía en el salón, que fue sustituido por LISA, del que hablaremos otro día. De hecho, jeje…HOMER antes se llamaba LISA. ¿Y cómo es? 


[Esto es continuación de los posts de BARTHOMER, LISA, MAGGI y MOE]



Pues tremendamente silencioso y con poco consumo, como se espera de un bicho de estas características. Una placa ATX, una ASUS M2N, con socket AM2, que no me ha dado mal resultado. Me queda la duda eterna, si unos constantes fallos de USB que he tenido, son achacables a la placa en sí, o a una fuente de alimentación que ha dado más amperios en su vida, que kilómetros tenían los baúles de la Piquer. La caja, es una Silverstone LC17, una caja con unos buenos litros de capacidad de aire, rodeada de aluminio, que permite actuar como disipador también. Está bien refrigerada, con ventiladores bien sileciosos, de 80 mm, que en 2006, cuando monté el bicho, eran lo más de lo más. Hoy en día, las cajas son más orientadas a ventiladores de 12cm, como es natural, y muy bien estructuradas. Pero yo me he bajado de esa guerra. Me he comprado un Aopen, del que hablaré otro día, y me he dejado de líos. Bueno, quizá algún día vuelva a los líos. No lo tengo claro. La fuente de alimentación pasiva (Silverstone) es una auténtica maravilla. Yo creo que ella sola, requeriría un post completo, y creo también, que el día que se muera, izaré una bandera, pondré el himno a toda caña, y pondré una corona de laurel en el jardín por ella. Un completo espectáculo. Desde el primer día ha estado dedicada a alimentar, primero a un P4 3,2GHz de la serie Prescott, con sus 100W él solito, luego al menos exigente AMDx2 BE-2350 (de un consumo ridículo), que todavía sigue dando guerra, sobre todo, ahora que he subido a 4GB de RAM, y con el núcleo -PAE de Linux, tengo toda la RAM del mundo para lo que quiera. Además, una tarjeta de sonido (Auzentech), una tarjeta de TV, una gráfica bien peleona (7950GT al principio, ahora una 9600GT) y algún aditamento más. La chica no ha dicho que ni esa boca es suya. Ni un solo día. Ni un bajón en la línea de 12V ni nada. Una auténtica leona. Silverstone, NF (de no fan), 300W. Y la gente por ahí comprándose fuentes de 1000W....


La gráfica (que he cambiado hace poco) siempre ha estado presta a la reproducción de HDTV y que, ahora me sirve para tostar BOINC con CUDA a saco. Es una nVidia 9600GT, que es algo más potente que la 7950GT pasiva que sustituyó, como cuento más arriba.

Y los ventiladores, a 300 rpm, (sí, sí, no falta un cero), controladitos, por el pwmconfig de Linux, y un Zalman adicional.

Y ¿a qué se dedica? Bueno. Como es natural, con Samba, es un servidor de disco (NAS) y de impresión, 7x24. Además, es un servidor FTP, en donde puedo poner y quitar cositas que son importantes. También es el "back-upper" oficial de toda la casa. Tiene ahora, 1TB+1,5TB+320GB, y eso que me acabo de deshacer de un 5x750GB que había adquirido recientemente. Es servidor Torrent, eMule y jDownloader, por supuesto. Con los interfaces web de las aplicaciones Linux, puedo controlar las descargas, incluso desde el móvil, lo cual es un completo dislate, por el desastre de pantalla de mi Nokia 6120C, pero ¡¡es tremendamente geek!!.

Una configuración muy similar a la mía, 
con un un mini-Ninja de Scythe
Un escáner Epson V200 y una Samsung ML-1610 lo redondean, junto con un monitor Iiyama de 22" y 1680x1050.

Además de ser un server, no penséis que es una consola con letras pasando tras un ls -r /, sino más bien un workspace más de la casa, en donde los chavales se echan unas risas con una peli de Bob Esponja, un jueguecillo en flash, o poniendo dientes de vampiro a una foto con el GIMP.

En definitiva, un auténtico servidor todoterreno, que me permite tener contacto con la casa desde fuera, en todo momento, gracias a la proverbial solidez de Linux y un SAI de APC que he montado, y del que hablaré otro día, pero que, gracias a un fenomenal software en Linux, me manda un correo cuando se va la luz en casa y otro cuando vuelve.


No hay comentarios:

Publicar un comentario