viernes, 22 de octubre de 2010

eSanciones

A fecha de hoy, me encuentro en un estado de “ascua” perpetuo, porque no me ha pagado Hacienda. Pongámoslo como quiérase, o escríbase de la forma que se desee, pero estoy que no me entra un pelo de gamba por el…

[Salto]

Y a todo esto, el otro día, me llega un mail a mi correo, diciéndome que una administración quiere hablar conmigo a través de mi buzón único securizado, que un día dí de alta.

No os lo creeréis, pero me empezaron a sudar las manos. Ya no sabía de donde iba a sacar esas facturas que un inspector de hacienda me iba a pedir.

Le di clic, al correo, y entré en la web de notificaciones del 060. Tras poner mi certificado digital, ya ví que sólo se trataba de una comunicación de la DGT.

¡Uf! Por primera vez en mi vida, me alegro de llevar una multa. Y entiéndaseme. Allí firmé digitalmente, el recibí del documento, que acabó siendo un PDF con mi querido coche fotografiado a 139 y en otra ventanita del Chrome, me fui a la DGT. Allí, hay un “pague aquí”. Plim, plam. En menos de 4 minutos, tenía el trámite finiquitado, con cero esfuerzos, 50% de descuento y algo aprendido.

¿Lo pongo en modo clásico? Bien. Notificación de correos. Al buzón, obviamente, porque nunca hay nadie en casa, y si lo hay, esto hay que firmarlo personalmente. El sábado siguiente, levantarse con ansias. Hay que ir a Correos, que abre pronto (9:30), pero también cierra pronto (13:00) los sábados. Al menos abre. Con el papelito, que no es más que el PDF que me he bajado de correos, me voy al banco Santander a pagar. ¡Huy! ¡No! Que el Santander no abre los sábados. ¡Hale! Otra faenita para el lunes.

El lunes, llegar tarde al curro, hacer la cola de los pensionistas-actualizadores-de-cartillas y pagar, con billetes. ¡Ups! ¡No tengo billetes! Debo reconocerlo, nunca llevo efectivo encima. Al cajero. OOooOOopS! Pero si yo soy de ServiRed y Santander es de 4B (aunque bien pensado, y conociendo el ramo, Santander ES 4B). Hale, a buscar un cajero, sacar 50€ y vuelta a la ventanilla. ¿Otra cola? ¡Por Dios!

Y esto, sin pensar en dejar el coche en doble fila, porque la segunda receta podría hacer que la historia se embuclase muy malamente.

Adoro la tecnología. Eso es weird. Pero adoro que la tecnología nos facilite la vida; eso es visión. Y sobre todo, me entusiasma que el Estado invierta dinero en eso.

Un hurra por ellos.

Y ahora ya podéis pensar que después de sancionado, apaleado, trincado y escarniado, se me ve feliz, y hasta tonto..


No hay comentarios:

Publicar un comentario