martes, 26 de octubre de 2010

Kiva

Hoy quiero hablar de Kiva. Es una web, que conocí por casualidad, hace muy poco tiempo. Me llevaría un rato encontrar dónde y como la conocí, pero el caso es que no hablaba de ella en sí, sino de un script para Firefox, del que luego hablaremos.
¿Qué es Kiva? Pues un concentrador de microcréditos al desarrollo. ¿Cuálo?

Muy fácil. Veamos. Kiva es [ver punto 5] una ONG. Eso es importante. Ellos no nacen con la idea de ganar dinero, sino de dar servicio, aunque, obviamente, tienen gastos, sueldos y servicios que mantener. Esto es un principio, y en los tiempos que corren,  es importante reseñar los principios, por el simple principio que hay gente que no los tiene, o no se ha planteado si los tiene o qué son. Kiva selecciona una serie de “socios” que, sobre el terreno, son los que seleccionan, y ordenan los microcréditos. Y son los que soportan el riesgo, y por ello cobran intereses. Los “socios” no son ONGs. Son empresas locales, que están para ganar dinero. Para hacer una similitud, en España, serían las financieras, que nos prestan dinero para comprar una nevera o un sofá. Los intereses, que se ven en la propia web, pueden, tranquilamente, rondar el 50% anual, que nos parece demencial, pero no se puede trasponer la economía de España, a Angola o a Somalia, en donde la galopante inflación es necesario incluirla en los intereses.

Tecnicismos aparte: ¿Cómo es el proceso? Pues muy fácil. El emprendedor, pide el dinero al socio, el socio se lo presta, el socio se “dota” de dinero, a través de Kiva, y Kiva se dota a través de los donantes, que somos nosotros.

Parece muy complicado, pero no lo es tanto. ¡Es tremendamente fácil, realmente!

Pero entonces el dinero ¿vuelve? Es correcto. Si el emprendedor va bien, (que es casi siempre), el dinero te vuelve según pague los plazos, y puedes reinvertirlo, o cobrarlo (recuperarlo), o bien, donarlo a Kiva, para soportar su infraestructura.

No pinta mal ¿verdad? Los que donamos bastante dinero a las ONG’s que se suponen de toda la vida (Cruz Roja, Médicos Sin Fronteras, Greenpeace, Amnistía Internacional, etc…), no pensamos que el dinero no va a llegar a destino, sino todo lo contrario, pero la tozuda verdad, es que nos ametrallan con revistas, folletos, ofertas, tiendas, y demás publicaciones, etc…que hacen pensar que se podría “concentrar” más dinero en el desarrollo y menos en “incrementar” la inversión de los donantes.

Aquí no hay nada de eso. Entras, pones tu PayPal, lees, eliges emprendedor, y ¡a por él (ella, la mayoría de los casos)! Para comprar semillas de arroz en Camboya, para ampliar una tienda de cosmética en Ghana, o para comprar crías de Yak en Nepal. Y ves como van tus “inversiones” en tu panel, y ves cómo le va al emprendedor.

No sé si es la idea del decenio, pero desde luego, a mí me han enganchado un rato. ¡Sólo tienen un pero! Que los donativos que hago, no son desgravables fiscalmente. Pero tienen un “pro” muy grande. ¡Que cada donativo me hace sentir mucho más útil que si dono 60€ más a Greenpeace para que construyan el Rainbow Warrior III! (Aunque también lo he hecho).

Por tanto: ¿Qué?

Pues al principio, con la euforia de un buen picaflor, pensé en cancelar las aportaciones de todas las ONG’s con las que contribuyo (contribuimos, junto con mi mujer y el resto de la familia), y pasar toda esa inversión a Kiva. Pero creo que eso sería lo fácil. Lo complicado es lo que decidí hacer: Doblar la inversión. Es decir, invertir en Kiva, a lo largo de un periodo de tres años, tanto como vengo invirtiendo en el resto de las otras ONG’s, sin importarme si desgrava o si tiene (creo que no) truco.

Me propongo llegar a 31-dic-2010 con 300€ de inversión, y a 31-dic-2011 con 1500€ y a 31-dic-2012 con 3000€. En esas fechas, pondré un post para ver si se cumple el objetivo o no.

Os dejo con un ilustrativo vídeo de una persona que dejó un cómodo trabajo en un banco en Londres, para irse a cooperar a un lejano país. Y decidió que en lugar de aceptar un iPad, como regalo de despedida de los compañeros (es lo que toca, en los últimos tiempos), decidieron hacer un donativo a Kiva, y “seguir” el dinero. Hoy, es una carta de presentación para Kiva como idea.

Un Puñado de Dólares: La Historia de un Préstamo Kiva from Kieran Ball on Vimeo.


¡Hey, hey! ¿Y el script de firefox? Pues...era para seleccionar automáticamente, sólo aquellos socios, que no tienen ningún componente religioso, sea del tipo que sea, es decir, sólo laicos, seculares, o como se quiera llamar.

:)


[Actualizo]: Se puede seguir el script, por aquí...

No hay comentarios:

Publicar un comentario