miércoles, 16 de marzo de 2011

La Pantxorga

Pues, al final, La Pantxorga, ha pasado de ser un restaurante de menú, de los que utilizamos a diario, a ser uno de esos que se decide ir de vez en cuando, sin mucha intención, pero que cumplen con la papeleta, sin más.

Sin más.





Hemos intentado comer lo mejor que hemos podido, pero  la corta carta, no nos ha dejado.

La chistorra, estaba buena, ¡faltaría más!, ya tendría que ser infame, para estar mala.

Los calamares, no estaban mal, tampoco, pero no estaban para echar cohetes.

Y es un lugar para echar unas risas en buena compañía, pero no para buscar platos extraordinarios.

- Bueno, pero ¿y detrás de esto qué? Pues pescado, principalmente. Bacalao, para los chicos, y rodaballo y merluza para las chicas. No estaban mal. Por supuesto, una vez más, y esto no es subjetivo, (o sí), nada era espectacular. La salsa del rodaballo, hecha a base de tomate, estaba buena, muy buena.

Y poco más. Pis-pás. No sé. Un poco plof, por el momento.

Los postres bien. Arroz con leche, queso con membrillo y el pudin de pan. Buenos, todos. Muy buenos.

El servicio, un poco peor que el que recordábamos de la primera vez que fuimos, pero no nos engañemos, la globalización, todo lo puede. Supongo que me explico bien...

El café muy bueno, pero, como siempre, vino alguien, a jodernos vivos. Nos pidieron si era posible que los señores de la otra mesa, pudieran fumar.

- "Pues no, mire usted". "Es ilegal, y además, molesta".

Pero es que no quiero, tener que decirle que no quiero. No sé si me explico. Es un poco lío, ¿sabe usted? Con los tiempos de crisis absoluta que tenemos, no está la cosa para montar pollos mininos a los clientes. Fumen o no fumen.

No sé si clavarle un veto o no. Me lo estoy pensando. Porque 2 de 2, me da un poco de coraje, pero desde luego, no le auguro, ni un gran futuro (comida normal, precio acotado, pero no barato, y una ubicación nefasta), ni, desde luego, un éxito empresarial inminente.

1 comentario:

  1. Clavao, as usual. Ni tiempo hemos tenido de comentar la jugada (a ver si este finde sacamos un poco la cabeza...) pero de acuerdo al 100% con el juicio y el veredicto. No soy yo muy de vetos, o más bien, son de tipo implícito: hay unos cuantos sitios de esos que, simplemente, cuando empiezo a pensar donde ir nunca me vienen a la cabeza, y cuando vienen, no me convencen.

    ResponderEliminar