domingo, 13 de marzo de 2011

Parrillada Antonio (Lugo)

Pues se alumbraba una gran velada, aunque era mediodía.

Junto con el Verruga y dos más, es uno de los restaurantes más "sonados" de Lugo. Ya sabéis, donde el César paró a comer y se quedó, donde se dice que es imposible comer mal.

Y la verdad es que no comimos del todo mal. La comida, como se espera de un sitio en donde se va a pagar por encima de la media fué buena. De entrantes, unas tartaletas de bacalao, y unas zamburiñas. Espectacularmente buenas, pero nada elaborado, más allá de una presentación cuidada. Podemos decir que era cocina de mercado, y poco más. Aunque no es fácil que unas zamburiñas queden en su punto, estaban buenas, pero ni la abundancia fué portentosa, que se espera de un restaurante "clásico", ni la elaboración, que se espera de un restaurante "moderno" fueron dignas de mención.




Luego chuletón, con su parrilla de piedra en la mesa, y esas cosas. Lo de siempre, vamos. Un rape de ración, que tenía buena pinta y mala cara, como todos los rapes, y una merluza, más clásica que un número áureo.

Bien. Y de postre...¡no no no me lo digas! ¡¡Tejas!! No. Al final, algo más elaborado, con un flan casero, que tampoco era para tanto.

¿Y los cafés?

¡Es importante el café!

Pues no me acuerdo, porque me pusieron en la mesa, un "papelito".

-  ¿Perdón? ¿Para qué es esto?
- Pues para firmar a favor de la abolición de la ley antitabaco.

Vaya. Toda una comida tirada por la borda.

- ¡Llévate este papel, por favor!, le dije, mientras me miraba airada la camarera, con pinta de ser medio-dueña.

Es una ley aprobada por el Parlamento de España (no por Zapatero), por una inmensa mayoría (PSOE + PP, más algunos partidos más). El 86% de la población está a favor de ella. El 75% de los españoles no fuman.

¿Pero no se dan cuenta de que las asociaciones de hosteleros les están manipulando por intereses propios? ¿Cómo un tío, que se le supone espabilado, como "Antonio" (y su parrilla) se deja manipular así, y poner en riesgo su negocio?  (Aquí, podemos comprobar como Philip Morris, "patrocina" la FEHR...¡¡espectacular!!)

Pero...¿Cómo riesgo? Pues sí, yo no pienso volver jamás, desde luego. Riesgo de que muchos clientes (fumadores y no fumadores), no estén de acuerdo a que los restaurantes, se encarguen de otras cosas que no sean darnos de comer a cambio de dinero. Ese es el trato. Tú me das de comer, y yo te pago.

Y el resto, lo dejamos para otros sitios.

¡Vetado para una larga temporada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario