viernes, 22 de abril de 2011

¿¿Cómo??, ¿¿que el Mac ha fallado??

Antes de salir de vacaciones, decidimos qué portátil llevar. Como nuestro querido netbook, ya no está con nosotros, teníamos que llevar uno de los otros, que fuese ligero y altamente capaz. Pensamos en el Dell E4200, que con las dos baterías, nos da casi 9 horas, pero, pensándolo bien, el Mac, con mucho algo menos de peso, nos da, casi 8 efectivas, con lo que no lo pensamos, y nos llevamos a nuestro buque insignia, que junto con el pincho 3G, que funcionó perfectamente, las veces que nos hizo falta, nos hacían un tándem perfecto, para descargar y ver las fotos que vamos haciendo y, sobre todo, para poder hacer cualquier consulta que necesitemos a través de la red.

Pues nada, Mac al coche, y vámonos. Si algo nos garantiza el Mac, es que no falla...

Como nos compramos un inversor (12V de DC a 220V de AC), esta vez, llevamos los cargadores. Pincho adentro del Mac...y ... ¡¡plof!!

¡Vaya! Vaya por dios, hombre. Que te falle la conexión a internet, hace que te falle estrepitosamente todo lo demás. No sabemos si ha sido la actualización del escritorio Movistar, si el CleanMyMac, del que no me acabo de fiar de sus "limpiezas" si cualquier actualización del kernel, que se haya llevado un driver por ahí. El caso es que tanto el Escritorio Movistar, como el tratamiento del módem (nativo de OsX), decían que faltaba un complemento por cargar, y poco más.

Vaya por dios.

En fin...al fin y al cabo, al pasar a Portugal, el pincho se vuelve inútil, pero con todo y con eso, creemos que era el momento de tomar medidas contra ello.

Obviamente, la solución pasó (y esto es lo de menos), por reinstalar el Escritorio Movistar, que, seguro, instaló algún fichero que debió extraviarse por ahí.

Las medidas, pasan por instalar otros sistemas operativos secundarios, no para ser usados a diario, pero sí para tenerlos ahí, como en el caso que nos ocupa, que nos hubiera arreglado las cosas. Lo primero, fué instalar rEFIt, un excelente amiguete, que nos arregla las cosas.



Tras ello, Ubuntu, 10.10 se instaló del tirón. Eso sí, con las consabidas "cositas", que están bien documentadas aquí.

Y tras ello, todo fenomenal. Ya tenemos de forma operativa, un Ubuntu, por si pasa algo. Algún día, sacaré otro rato, para poner un Win 7, que seguro que es un buen invento, en algún momento.

Alguien me dijo cuando mi mujer me compró el Mac:

- "Pues, instálale un Ubuntu y échate a correr con él".

Sabía que era cuestión de tiempo. Ya está aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario