martes, 24 de mayo de 2011

Todo va a cambiar (@edans, va a tener razón)...

Ayer, estrenamos nuestro nuevo, flamante y reluciente Samsung Galaxy Tab.

Un bicharraco sexy, al que nos habíamos resistido desde un inicio, no por nada en especial, sino más bien, porque no le terminábamos de ver la utilidad.

Tras pasar por un batido de todas las opciones posibles, sin descartar el iPad, ni otros más, como los aPad y GPad, nos quedamos con el Tab, que, ha resultado ser una excelente elección, por pantalla y batería, sobre todo, amén de la usabilidad.

Pero es demasiado pronto para hablar de él. Hay que dejarlo reposar.

Hoy quiero hablar de lo liado que puede ser, para un usuario medio, la comunicación a través de un dispositivo de éstos.

A saber.

Pi-pi. Suena un pi-pi.

¿Qué puede ser eso?

Pues puede ser una llamada de voz, a través del móvil que lleva integrado. Es decir, red de telefonía, tráfico de voz.

También puede ser un SMS, a través del móvil. Es decir, datos en forma de texto, desde otro móvil, a través de la red de telefonía.

También puede ser un WhatsApp, es decir, datos en forma de texto, desde otro Whatsapp (=móvil, por ahora), a través de la red 3G.

Pero también puede ser un mensaje de chat a través de GTalk, es decir, texto enriquecido (incluyendo vídeo) a través de la red de datos, y con Google como proveedor de servicio.

Pero también puede ser un SMS que alguien te envía a través de Skype, a tu número de móvil.

También una llamada de voz a tu Skype, desde otro Skype o desde otro teléfono (móvil o fijo).

También puede ser un chat desde el cliente de Facebook.

También un chat desde el cliente de Hotmail (MSN Messenger)

Y también desde el cliente de Yahoo.

Pero también puede ser un correo electrónico.

Y un MMS (será Telefónica, con publicidad, seguro).

A mi, me saltan las lágrimas con una conectividad tan espeluznante, pero reconozco que puede ser un poco agobiante, para un usuario medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario