lunes, 10 de octubre de 2011

Cachondeos, escarceos y otros meneos

Hace un tiempo que alguien, juro que no recuerdo quién, me recomendó la lectura de este libro. Y la verdad es que no sorprende en absoluto que Camilo José Cela, fuese digno merecedor de un Nobel. Hacía con el lenguaje lo que hacen otros con un piano, otros con su voz, y otros con un pincel y óleo.

El argumento del libro, es difícil de concretar en unas líneas. Se basa en una conversación entre dos hombres, ligeramente fuera de cualquier tiempo, pero que, en cualquier caso, es más que interesante.

Hablan de historias cortas, inconexas y con un único denominador común. Increíbles historias eróticas fuera de la razón humana, contadas con un absolutamente exquisito lenguaje que pone en contexto la absoluta maestría del autor.

Sin duda, es un libro para pasar un rato, y para reírse, pero sin duda también, merece una lectura, si el lector sabe apreciar un lenguaje soberbio.

Intemporal. Una obra básica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario