jueves, 22 de diciembre de 2011

Objetivo para 2012

Bueno, pues todavía no he conseguido encontrar un poco de tiempo para hacer balance del año, ni mucho menos balance del objetivo del año 2011, con lo que queda, directamente, pendiente.

Pero no quiero dejar de ir poniendo aquí, para ir interiorizándolo, el objetivo de 2012, que es...

Drum & roll, please:



Apreciar los consejos no pedidos.

Y es que, queridos lectores, ya está bien de ser un borde, ya está bien de pensar que la gente da consejos como quien da limosna. En el mundo, la gente normal, ponga usted negrita en normal, hace relaciones humanas, teje redes sociales, y por ello, es deducible que le importa la gente. ¡Sí! A la gente le importa la gente, y ello ha de ser recíproco.

Es por ello, que este negro sobre blanco queda aquí para que quede establecido el sacrosanto objetivo de 2012.

¿Y cómo se hace ello? Bien. Se supone que cuando alguien nos indica como llegar a un sitio, pese a que los Sygic y Wuzes nos llevan perfectamente, hay que escucharles, pese a que lo fácil será que los consejos sean fútiles, porque -¡que lo sepan, antes de 1-1-2012!- es muy complicado explicar cómo llegar a un sitio con más de dos giros, y guardar todo eso en la cabeza!!!!!!

Se supone, asimismo, que alguien nos puede indicar que no es bueno o no es bueno, meterse o no meterse en un determinado negocio, bache, lodo, jardín, lío y/o cualquier otra atribución determinativa.

En fin, estimado lector. Me va a costar, me va a costar mucho. ¡Mucho! Pero tengo la impresión de que me irá un poco mejor con lo del 2011, que -creo- no ha ido demasiado bien.

Eso sí, queda pendiente para, durante el 2012, irlo terminando de mejorar.

Prometo contar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario