jueves, 5 de enero de 2012

Galicia ¿A dónde vas? (y II)


Este post, es la continuación de la primera parte de la observación que vengo haciendo durante mis últimos viajes a Galicia, cada vez más como turista, que como gallego.

Iré haciendo otro poco de hincapié en los factores que me llevan a pensar que Galicia tiene poco o ningún arreglo, porque es como un barco que se hunde y todo el mundo tapa las grietas por las que no entra agua o una cuerda que es necesario jalar, pero ¡¡en la otra dirección!!

Una travesía en lo hilarante a veces, en lo enervante casi siempre, y en lo incomprensible, en lo absolutamente insondable de la mente de un gallego...



C. CLASE POLÍTICA
No era muy difícil pensar que la clase política de Galicia no va a ayudar a mejorar una situación que -de partida- ya era complicada por diversos factores multidimensionales.

Durante muchos años, se ha tenido a Fraga. Fraga es a la política en Galicia lo que una vaca a un hindú.

No se tenía al PP. No a la derecha (la democracia cristiana, directamente, es algo que suena a catedral_de_santiago). No a las ideas. No se tiene, siquiera al político.

No.

Al dios. Al dios Fraga. Las personas votan a Fraga. No hay, amigo lector, intencionadamente, pasado simple aquí. Hace unos pocos días, en las últimas elecciones generales salió en el telediario, un pobre (poliédricamente hablando, no en sentido figurado) jubilado gallego, que se subía a un autobús, para remediar, por ley, la odiosa dispersión gallega e ir a las urnas, y se come el micro diciendo en un acento que hubo que ponerle transcripción --"Yo voy a votar a Fraga, como siempre"--cerrando la frase con una sonrisa símica. Obviamente, ello acrecenta mis argumentos anteriores de la primera parte sobre la consanguinidad y la selección genética, y, de paso, favorece mi teoría, poco desarrollada por el momento, que sostiene que toda la ciencia antropobiológica mundial no ha tenido en cuenta algún indicador, y existe una raza de homínidos, escindida y no extinguida, que llamaré homo inferioris, que tenemos que dominar urgentemente, y, quitarles el voto, sería una de las primeras acciones a tomar. Obviamente, eso es harina de otro post...

Después de Fraga, que, como el de Corea del Norte, lo dejó sin más opciones, vinieron los artistas. Touriño y el de las galescolas. Claro, Galicia no estaba para saqueos, como Cataluña. Allí, vino el tripartito y, para dejar su impronta, dejaron las arcas vacías, haciendo soplagaiteces. Pero los catalanes son emprendedores y saben que ahora toca apretar dientes para volverlas a llenar. Las llenarán. Son como los japoneses. Tíos, oye.

Pero las arcas gallegas ya estaban para pocos trotes. Y el sentir gallego, lleno de morriña y saudade, sustantivos que poco llenan las arcas.

Me preguntaba yo, el otro día, que, en el harto-hartísimo-cuasi-improbablibérrimo caso en que yo me dedicase a las cosas públicas, entendería casi ipso-facto, que un político debe tener un objetivo claro en el mandato, un objetivo creíble, fácil de transmitir, fácil de comprender, y que todo el mundo lo perciba así.

Y, por supuesto, cumplirlo, en la medida de lo posible.

Kennedy fue un tío listo en esto de poner un objetivo y cumplirlo. De hecho, la frase de ir a la Luna, se estudia en las escuelas de negocio.

I believe that this nation should commit itself to achieving the goal, before this decade is out, of landing a man on the moon and returning him safely to the earth. No single space project in this period will be more impressive to mankind, or more important for the long-range exploration of space; and none will be so difficult or expensive to accomplish.

Qué, cuándo, por cuánto, cómo. Incluso llevándonos qué y a quién por delante para. No dejó ni un cabo sin atar. Sólo con este objetivo, se pusieron 400.000 personas a trabajar.

Obviamente, Touriño no fue y es ni será Kennedy. Ni en una reencarnación mutante. Tampoco hacía falta, pero pasar a la historia como el presidente que se gastó un pastón que no había, en un coche blindado, es lamentable. Es caimán, soez, inculto, inmoral, golfo, gañán. Es...¡¡como Galicia mismo!! en cierta medida. Y el pobre teleñeco que le acompañaba, pues nada, a sodomizar la normativización de la lengua, que tantos años llevaba en marcha, y a pensar que el modelo de localización masiva era el mejor. Eso, más endología (ciencia que estudia el ombligo propio, como centro del universo) que es lo que nos lleva a mirar lejos. En fin,...que él, el pobre, a lo suyo.

Pero los gallegos, siguieron con el dinero mal administrado. Muy poco dinero y mal administrado. Siempre pensando en el "agro" siempre pensando en subvenciones. Un gobierno de subvenciones y de ayudas. ¡¡Pero son subvenciones al sector primario!! Bien Galicia, a priori, tiene mucho sector primario. No debería ser malo en si mismo, pero no son subvenciones a la innovación o a la mejora, no. Son subvenciones a fondo perdido. Siempre para paliar algo o alguien, pero dinero a la gallega. Ir a la Xunta, poner la mano y a recoger billetes. Eso, un catalán, lo llamaría sostener lo insostenible. Pero aquí, le llamamos y...¿qué le vamos a hacer si no?

El otro día, estaba en un bar, tomando una Estrella Galicia, y veo un cartel de una empresa, que se anuncia, como "agro consultora". ¡Ah! Qué nicho, pensé yo. Qué buen ojo tuvo el tío. Una mezcla de asesoría laboral y...Oh, wait!! Claro, el primero de los ejemplos que pone, es...¡¡gestión de subvenciones!! (Xunta, Estado, Unión Europea,...) ¡¡tenemos subvenciones, oiga!! de todo tipo. Usted pone el sector primario y nosotros le conseguimos la pasta que cubra los beneficios que usted no obtengaaaaaaa...¡Vamos que me lo quitan de las manos!

Obviamente, si atáramos los perros con longaniza (cosa que en Galicia nunca se ha hecho), pero es que ahora, poco falta para que ¡¡nos tengamos que comer los perros, por pura hambre!!...

Y la propaganda de la pobre TVG, haciendo programas monográficos, de periodicidad diaria, de a cuánto se vende el kilo-canal de ternera de recebo, 2-3años, calidad "boa" en los múltiples mercados ganaderos dispuestos por la geografía. Claro. Ahí, lo llevamos puesto.

País.

D. FALTA DE VISIÓN DE NEGOCIO
Esta cuestión, a mi, me indigna muy en el fondo. Vale que el sector primario es inherente a Galicia, vale que cuesta mucho cambiar la mentalidad de que el sector primario no podrá ser competitivo nunca más, vale.

Pero ¿por qué tiene Galicia que cultivar el sector exactamente igual que en el año 1.107? Porque los arados no han evolucionado mucho, todavía se ve la tracción animal, nadie se cuestiona un cambio de cultivo, y ya no digamos de modelo, pero es que casi nadie se cuestiona, ¡¡¡joder!!! ver el campo como una empresa a la que hay que ordeñar para sacarle beneficios, y no como una madre a la que hay que adorar siempre por darnos de comer.

No conozco mucho el sector primario en Cataluña, pero sí recuerdo las conversaciones con el padre de un buen amigo, en Lérida, que se dedicaba al cultivo intensivo de cualquier cosa que tuviese un buen precio. Y es que tenían olivos, y en cuanto se cayó el precio por la producción, se arrancaron los olivos sin miramientos, y se pusieron manzanos. Manzanos que con un año, estaban dando producción en masa. Y compraron unas cápsulas en donde conservaban las manzanas en una atmósfera de CO2 (sí, sí, de dióxido de carbono, lo recuerdo perfectamente) para desplazar el oxígeno y así evitar su maduración, pudiéndolas colocar en el mercado al mejor precio. Las manzanas dejaron de dar dinero y ¿lo adivináis? Efectivamente, arrancaron los manzanos de cuajo, y pusieron cebollas, que es lo que le aconsejaron los ingenieros agrónomos de la cooperativa. Están organizados, sienten la tierra como parte de su empresa y su objetivo es ganar dinero. En contraposición, en Galicia están enfrentados (todos con todos), sienten la tierra como un caprichoso dios que les da de comer, y su objetivo es la subsistencia. Igual que en cualquier argumento de Los pilares de la Tierra o El nombre de la rosa. 


Ya no me cuestiono porqué algunas empresas extremadamente bien saneadas y bien posicionadas financieramente, no aprovechan el reto que supone la crisis para dar un mazazo en su posición dominante en el mercado. Eso sería mucho pensar.

CONCLUSIÓN
Vale, me he cebado injustamente en lo malo, en sólo lo malo. Quizá no debería hacerlo, al menos sólo así. Pero es lo que me salía de las tripas, después de ver caras circunspectas mientras me sirven un café, conformistas estereotipos sobre la situación actual, falta absoluta de curiosidad por lo que nos rodea, esperpéntico panorama sobre la situación del país.

Galicia está llena de maravillas de todo tipo, vale, incluyendo la gente, dicho sea esto con la boca pequeña,  cosas que iré contando cuando pueda, cuando toque o cuando se me pasen las ganas de subirme a una roca y gritar: ¡¡ESPERTADE DO SONO, CARALLO. QUE O DÍ O HIMNO TÓDALAS MAÑÁNS E NON O ESCOITADES!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario