sábado, 25 de febrero de 2012

No te esfuerces. Si son inferioris...

El otro día, hablando con un buen amigo, me contaba, un caso, anecdótico, diario, casi sin importancia, si no fuera porque supone una tendencia lamentable en la sociedad en la que nos ha tocado vivir.

En la melé de caos que se convierte la salida de un colegio a las 17 horas, una super-mamá, se para en el medio del aparcamiento para que sus dos vástagos, se suban al coche. Obviamente, insolidariamente, entorpece la entrada de decenas de coches que llegan justos para evitar que sus hijos lleven un mal día por no ver a sus padres a la salida del cole. Son los sinos de los tiempos modernos. ¿No? El caso es que tras increparle mi amigo por su actitud, diciéndole si no era capaz de ver que con su actitud estaba ralentizando a todo el cole, y que si todos hiciésemos lo mismo, el caos camparía por los respetos, la super-mamá, le ofreció lo mejor de su intelecto para decirle:

--Pues te jodes, y esperas. Es un momento.



Mi amigo, siguió refunfuñando, diciéndole, en voz alta a la super-mamá, que el ejemplo que le estaba ofreciendo a los niños no era, ....digamos, el mejor. Pero claro, mi amigo, predicaba en el desierto.

¿Por?

Yo no hubiera ni abierto la boca. ¿Que quiere pararse? ¡Que lo haga! Piensa: Si lo hace, es que no piensa en los demás, bien porque su capacidad intelectual no le llega, bien porque su baldía formación (como persona, la integral, refiero) se lo impide, bien porque ha llevado un golpe con el pico de la plancha.

Luego infiero: ¿Para qué esforzarse? Es igual. Nada va a cambiar. Se creen en posesión de la verdad, porque la verdad es pequeña. Little. Son homo inferioris. No son sapiens. Son inferioris. Una escisión del erectus, o del Neandertal que debió esconderse debajo de las piedras cuando el sapiens se hizo con el mundo.

El caso es que debemos dominarlos cuanto antes. Silenciosamente. Pero poniendo los medios que sean necesarios. Y sólo espero que la CIA no me esnife mi blog (sería un honor, dudoso), y me coarte los planes.

Porque tengo un plan. Para dominarlos. Con un anillo. Un anillo para dominarlos a todos.

Pronto más.

Mientras tanto, si alguien te pisotea la razón, al grito ¡que te jodan!, no levantes sospechas. Aprieta fuerte el anillo, que el plan está en marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario