lunes, 20 de agosto de 2012

Libros - Simiocracia

Otro de los libros que tenía en "tareas pendientes" desde que salió. ¡¡¡Atención, este libro lo he comprado, sí sí!!! Lo he comprado en GoogleBooks, con lo que, amigos míos, no os lo puedo prestar, salvo que os dé mi contraseña de Google, para que os lo instaléis en vuestro dispositivo Android. Sí, ya lo véis. Es un libro que he comprado, pero no puedo disponer de él. 



Cosas de la vida.

Bueno, tiene muchos dibujos, y me pareció una buena idea, leerlo en el tablet. Es otro de los libros que se lee del tirón, directamente, sin ningún miramiento. Se lee de una sentada. De hecho, yo me lo leí entre un viaje Valencia - Mallorca en barco, más un par de salas de espera en urgencias de un hospital. No está mal.

¿Y de qué va? Pues de lo mismo, de la crisis y la madre que la parió. Es lo mismo que el libro de Leopoldo Abadía, del que ya he hablado aquí, pero sin hablar de Dios, del opus, de tener muchos hijos, y soltando tacos, llamando hijo de puta a quien merece ser llamado así.

Y todo contado con muchos dibujos, muchísimos, pero no a modo de cómic, sino a modo de mejorar la comprensión lectora a quien no le apetece mucho leer libros, que digan que está en paro porque alguien decidió inventar las CDO's para ganar dinero (http://en.wikipedia.org/wiki/Collateralized_debt_obligation).

Un buen libro. Para acabar un poco "upset" con el sistema, con las élites del poder, y con la gente que tenía que hacer su trabajo y no lo hizo. No señor, no lo hizo. Y eso, en el mundo de los normales, se castiga. En el mundo de las élites, se diviniza.

Es el mundo que nos toca vivir a nosotros, y en nuestras manos (sigo pensando) está, no dejarlo todavía peor para nuestros hijos. O al menos, intentarlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario