domingo, 7 de octubre de 2012

Un canto al Open Source, quizá sin quererlo

Aunque me quedan algunas dudas.

Hace unas horas, que se publicó este post, en un blog, no demasiado mainstream, pero que ha dado la vuelta a la blogsfera, pasando por meneame.net y por muchos otros lugares de referencia.

El post, es éste: http://blog.desdelinux.net/un-iphone-no-gracias-no-lo-quiero/. El efecto Streisand fue brutal, aunque a Apple, estas cosas, incluso le vienen bien.

Obviamente, lo normal, es el caso contrario. Si uno pone en Google, "quiero un iPhone 5", salen miles de millones de entradas de blogueros explicando cada uno de ellos, porqué Apple les debería dar una unidad para probarlo y hablar maravillas de él. Ah, no!

Sí.



En el post, (muy centrado, en mi opinión, pues no es pura crítica a lo que no es criticable, sino a lo que hay detrás, que es justo lo malo), se habla del control que ejerce el fabricante sobre todo el ecosistema que le rodea. Lo asfixia por su propio beneficio. ¿Eres usuario? no me importa, harás lo que yo digo. ¿Eres fabricante de docking stations? Pues vas a tener que venir a pagar un peaje, que para eso, mis usuarios se tienen que comprar otro despertador JBL o Bang&Olufsen.

Porno puro.

Lo diabólico que tiene un iPhone, y en el general cualquier dispositivo de Apple, no es el hardware, que es muy bueno, aunque igualable por otros.

Es la filosofía interior.

You can't just ask customers what they want and then try to give that to them. By the time you get it built, they'll want something new.


El control absoluto de la experiencia de usuario, pasa porque el usuario pueda hacer sólo lo que el fabricante quiere. La mayoría de los usuarios de Apple, ni siquiera se plantean este paradigma. Una minoría lo acepta, y existe un porcentaje que lo obvia para poner encima las ventajas.

Pero al resto, no nos parece nada bien, y  busca algo libre, que permita personalizar, elegir, aprender, extender adaptar...

Eso es código abierto. Porque, yo cada vez tengo más claro que nuestros nietos no sabrán lo que es el código cerrado. El martes, preguntaba Peter Weill del MIT-CISR en una charla: "Cuántos de vosotros compraríais hoy acciones de Apple (por las nubes) para garantizar vuestra jubilación?".

Nadie o casi nadie, claro. [Dos FanBoys despistados]. El modelo Apple tiene fecha de caducidad. Puede durar más o menos, pero a un ritmo de 800€ por lo mismo cada dos años, cada vez más AppleBoys se van a ir cayendo. Por pura gravedad cósmico-económica.

Sin embargo, el modelo es un caso de estudio una y otra vez.

Una y otra vez. ¡Cómo han podido hacerse con el 76% del beneficio del mercado de la telefonía móvil, disponiendo sólo del 7% del mercado en cuota de terminales!? Obviamente, viviendo de las app, de cerrar el código y de vivir de explotar un modelo.

Pero el modelo, en mi opinión, tiene los días contados. La vaca tiene mastitis. Pacientemente espero.

Mientras tanto, seguiré sacando fotos con Android en las manifestaciones y subiéndolas aquí, si fuese menester.



No hay comentarios:

Publicar un comentario