domingo, 25 de noviembre de 2012

Evernote

Es una dura tarde de otoño, en la que no apetece salir de casa, y es el momento de contar una historia que tenía pendiente de contar.

Hace unas semanas tuve un problema con la herramienta de productividad (personal y profesional) que ocupa el tercer lugar en mi  ránking personal.

El primero, lo ocupa, Dropbox, sin duda, del que hablaré un día, el segundo, Google Reader, que me permite estar al día en minutos, tanto en lo personal como lo profesional.

Pero, desde que existe Evernote, yo no uso ningún post-it en papel, no tomo ninguna nota de ninguna reunión en nada que no sea en la herramienta. Y es que no tiene otro sentido hacerlo, porque Evernote, es omnipresente, en mi tablet, en mis móviles, en mis portátiles, en mis ordenadores fijos, en cualquier ubicación y circunstancia. En cualquier plataforma. Ubicuo.

Y es freemium, y no lo pago, por el momento. Y el otro día, me falló.


Me dejó de sincronizar en los dispositivos Android, sin decir nada, que -al menos yo- pudiera ver en los logs de los teléfonos.

Y, ni corto ni perezoso, les escribí, para indicarles un posible bug. Les envié mis logs, en...¡un fichero de Dropbox! ;) y en cuestión de minutos, alguien llamado Miguel, del servicio de ayuda de Evernote, me dijo que -efectivamente- era un bug, que tenían medio controlado, y que están intentando cazar; me dio el workaround de turno, en este caso, debía borrar las notas compartidas, que tenía en la papelera porque alguien (que no era yo) había borrado a su vez. Un bug, complicado, sí, pero muy fácil de arreglar. Efectivamente, funcionó todo a la perfección otra vez, permitiéndome la sincronización de mis cientos de notas, entre todos mis dispositivos.

Desde la aparición de Everpad para Linux (hecho por un español), y -pese a que cada vez utilizo más el interfaz web en todas las plataformas, salvo Android- me estoy pensando seriamente irme a una cuenta premium, porque sí tengo problemas de espacio mensual, cada vez más.

Y es que el modelo freemium cada vez supone un acicate más difícil de evitar (como una tentación) si la solución es realmente buena.

Enumero las cosas que Evernote es capaz de hacer, y que yo aprecio mucho.

1. Pillar cualquier cosa, nota, lista de la compra, cualquier cosa, al vuelo
2. Dictar las notas desde el teléfono. Sencillísimo. Hablas, y él anota.
3. Pillar una foto, a los que los chicos de Evernote, le pasan un OCR y usan para indexar. Lo uso para mi libreta de vinos.
4. Pillar un trozo de texto, una frase célebre, un cachito de emisión de radio, en modio audio.
5. Compartir cualquier cosa, con otro usuario de Evernote
6. Enviar cualquier nota, por correo, Facebook, Twitter, o lo que sea.
7. Gracias a los plugins de Chrome y Firefox, "capturar", con el web clipper, trozos de web, que eliminan publi, dejando el frame de lo que justo necesitamos. ¡Es genial! Ha sustituido a Xmarks, de quien soy Premium, y a Springpad, y a Delicious...¡¡Grande!!

Mola, sin duda, una de las ideas de la década. Me costaría pensar que cuando nuestros niños vayan a la universidad, no sea para ellos una herramienta de productividad maravillosa.

1 comentario:

  1. Evernote es una de las muestras mas grandes de como el desarrollo de aplicaciones móviles ha ido evolucionando con el paso del tiempo.

    ResponderEliminar