viernes, 16 de noviembre de 2012

Homeopatía en el colegio

Llevaba tiempo con buenas ganas de meterle caña al cole de mis niños por estar "recetando" "medicamentos" homeopáticos.

Claro que la homeopatía no es una ciencia. No no lo es, porque no sigue el método científico, porque está basado en dogmas absurdos, que contradicen la ciencia que sí conocemos (como la constante de Avogadro), y porque -en definitiva, y sin ganas de convencer a nadie- porque es un poso de la alquimia medieval, que increíblemente para muchos, tenemos que erradicar de nuestros días.

La homeopatía no hace daño, faltaría más. Es agua y azúcar.

No hace daño, pero mata. Mata por inacción. Existen personas que no tienen el suficiente espíritu crítico para entender que un médico...#ohwait "médico" que "receta" "medicinas" homeopáticas, emite un juicio que vale menos que el papel que lo soporta. Y le creen. Y la gente se muere, creyendo.

Entonces, ¿cómo dice, joven? Que mandamos patinetes a Marte y seguimos creyendo que las moléculas de agua tienen memoria?

Snif.
Venga, va, nadie de los que leen esto, cambiarán un ápice su hilo argumental intelectual, porque
  1. Los que lo tengan claro, no necesitan ayuda
  2. Los que lo tengan dudoso, encuentran mucha más información (al menos, mejor hilada) en otros sitios. Esto que hago yo, es simplemente aporrear las teclas del Dell, porque me apetece y -recuerden- ¡esto es mi blog!
  3. Los que no tengan nada claro. Entienden que imbricadamente en su mente, existe la ancestral  necesidad de creer más allá de lo que digan otros, por mucha razón que tengan, y por muy sustentadas que estén sus pruebas frente a argumentos no basados en evidencias y no revisados por pares, aunque sí por "pares", o ni eso.
Pero volvamos al cole. Sistemáticamente, el peque venía con "juicios médicos" diagnosticando que había que incluir homeopatía en el tratamiento. Lo dejé pasar, una, dos, tres veces.
Pero el martes pasado, mi Carlitos, me dijo que la médico, le puso una pastilla debajo de la lengua. ¡¡Oh, Dios, un infarto??!!

Wait, wait, wait...peor. ¡¡Homeopatía!! ¡¡Alerta MAGUFO!! Cagüenlabicha. 

From: Pepe
To: Director
"Estimado director. Soy un padre de dos hijos en el colegio y estoy consternado por unas cuestiones éticas respecto al servicio médico que me gustaría comentar lo antes posible contigo"

Al día siguiente, era el tío más famoso del cole. Todos los jefes de estudio, coordinadores, profesores me preguntaban con cierta cara circunspecta si... "todo estaba bien". 

Estará bien, cuando acabemos con esto.

Reaccionó rápido y bien. Como se esperaba. Reunión al canto, lo antes posible. 

-- Director, ¿Tú crees que la posición de los astros el día de nuestro nacimiento modifica el devenir de nuestra azarosa vida?
-- ¿Tú sabes lo que es la homeopatía, Director?
-- ¿Tú te consideras un hombre de ciencia y razón, o de dogma y fe? Y detrás de tí, va el proyecto educativo...

eeer...

Tuve que levantar el pie. Lo reconozco. La vehemencia me puede, y según comenta Carl Sagan, en "El mundo y sus demonios", aplastar con la razón, no es inteligente. Hay que ir con guante de seda. Es mucho más eficiente.

Le honra al 100% haber reconocido "dejar pasar" el tema, después de haber estado un poco encima de él, durante unas semanas no hacía mucho. Me reconoció que también le estaba preocupando, pero que la médico del servicio le convencieron que "mal no les iba a hacer"....

Siempre el mismo discurso, ¿eh? Le comenté lo poquísimo (< 3%) que dedican los mayores laboratorios, "laboratorios" Boiron a I+D+i, y lo muchísimo (>65%) que dedican a promoción y marketing. 

Lo que es seguro, es que la homeopatía es un fabuloso negocio para quien la prescribe

Le pagaría de mi bolsillo todos los caramelos solidarios que puedan darle a los niños para inferir el efecto placebo. ¡Todos los caramelos! Mientras todos sepamos que son caramelos (salvo los niños) y que sepamos que no sustituyen a un medicamento. ¡¡¡ni lo complementan!!!

Al final, no tenemos desenlace, todavía, pero tengo su palabra de erradicar de una vez por todas la homeopatía del servicio médico. Además, (y esto me sonó un poco a bono regalo del departamento de QA) me ofreció la posibilidad de dar charlas sobre escepticismo y espíritu crítico a los estudiantes del último curso de bachillerato. ¡Ojalá sea una realidad! Espero poderles hacer algo así como esto...si @lagamez me lo permitiese.



2 comentarios:

  1. Al menos fue razonable el hombre. Pues sí, una conducta a erradicar que, lamentablemente, cada vez coge más fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Al final, lo que queda no es el lío, sino el modo en como se afronta. Para mi, su conducta es encomiable. Dudo más de la de la médico.

      Eliminar