sábado, 22 de diciembre de 2012

Buen propósito para el 2012

Como sabéis, cada año, me pongo un buen propósito, y al final hago balance de su cumplimiento. El propósito debe ser claro y medible.

En este caso, el de este año era:

"Comenzar a apreciar los consejos no pedidos"

Y el resultado es...


Estrepitoso fallo. No me atrevería a decir ni tan siquiera que he tenido un éxito parcial, o suficiente, sino más bien que no he puesto todo lo que tenía que poner para mejorar lo que me propuse mejorar.

Cierto es que es una de las cosas que más me duele hacer, pero esta vez, no he dado la talla, sin duda.

De todas formas, no lo volveré a intentar, me pasaré por ahí, por alguno de los inframundos de mi destartalado cerebro a mirar si encuentro uno para el año que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario