jueves, 28 de febrero de 2013

El 31-08-2013 cierran CosmoCaixa

Me subo a mi tribuna a cagarme en los muertos del comité de dirección de La Caixa.

[Carraspeo]

Queridos y sesudos señores:


Permítanme expresar mi más absoluta consternación por la noticia que he escuchado en la radio esta mañana.- En la radio de izquierdas, esa que no cree en dios.

Y es que dios está a por uvas, dice Benedicto XVI.

Han visto que el CosmoCaixa de Alcobendas, no debía ser rentable. ¡Pues lo cerramos! han pensado ustedes. Sin más. Lo vestiremos de una "concentración de esfuerzos", haremos lo máximo con nuestros equipos de comunicación para decir que "los trabajadores mantendrán sus puestos de trabajo"...y ya veremos más adelante, cuando ésto no se un titular de radio.

Pero se olvidan ustedes de las personas. Sesudos y jodidos tiburones. Las miles de personas, y sobre todo personitas que desde menos de un metro de altura abren la boca cada vez que ven un experimento funcionar.

Esas personitas, hacen cosas extrañas en la sociedad que nos ha tocado vivir: se preguntan cosas, se cuestionan cosas, dudan, dudan, miran, remiran, tocan, sonríen, vuelven a tocar, nos preguntan, se me pone la carne de gallina cuando se lo explico (sentimental que es uno...), siguen dudando, preguntan, razonan, dudan, cuestionan, concluyen y vuelven a empezar.
Y yo me cago en sus muertos, señores del "minimizar el gasto". Suponía que el paso de caja a banco, significa, colateralmente que "ya no tenemos obligación de revertir en la sociedad todo lo que ganamos".

Claro. Si no "tenemos la obligación"...no lo vamos a hacer por nuestra cara bonita. Que no lo es.

Todavía recuerdo el día de la inauguración de La Casa de Las Ciencias en A Coruña. Un día especial, muy especial, en el que yo, con 16 años, me acerqué con mis padres a hacer unas laaaargas colas para ver un montón de cosas que no esperaba encontrarme. Me cambió la vida aquel día.

Y abrí la boca asombrado, como lo hicieron mis hijos en CosmoCaixa muchas veces.

Es una lástima que La Caixa esté gobernada por personas que sólo ven el beneficio económico y no ven o no quieren ver (o sentir como propio) el perjuicio de las personas.

¿Nadie propuso un plan alternativo? Se podían haber subido los precios, buscar una colaboración con el ayuntamiento...eeeer...¿cómo dice usted? Aquí en el ayuntamiento no tenemos ni un duro...con...¿la Comunidad de Madrid?...bueno, quizá si hiciésemos una fundación privada que lo llevase...

Por si a alguien le queda algún resquicio de sentido común, existen modelos muy avanzados, nórdicos, diría yo, en divulgación científica, que con titularidad pública, hacen que los ciudadanos estén orgullosos de sus élites.

http://mc2coruna.org/es/

Señores de La Caixa: Les deseo una muerte lenta y dolorosa, llena de horribles pesadillas.

Muac.

No hay comentarios:

Publicar un comentario