sábado, 23 de febrero de 2013

Homeopatía en el colegio (parte II)

Este post, enlaza con éste, sobre el que ya tengo novedades que contar.

Tras el correo al director, tuve una charla amistosa con él; es una persona cercana, pero de interfaz grave, acostumbrado a impresionar a los niños.

Le conté el meta-artículo de The Lancet (gracias Emilio&Bea), pero, a decir verdad, no estoy seguro de qué decir sobre lo que le pareció. Sería un buen jugador de póker.

Por ser prácticos, quedamos en que el colegio estudiaría el caso, e intentaría tomar unas medidas conjuntas con el resto de los centros de la misma marca.

Y salí, relativamente contento.


Al poco tiempo, menos de una semana, me paró en un pasillo, y me pidió ayuda para justificar el ataque que íbamos a hacer contra la homeopatía. El pluralis modestiae me llegó al alma. Parecía que algo se movía. También me indicó que la médico se puso como una fiera, cuando le mentó el tema.

--Claro, --pensé yo, le va al bolsillo.

Pero no lo dije.

Me comentó lo complicado que es mover estas cosas, lo difícil que sería justificar el tema, y que si le ayudaba.

Le dije que por supuesto que sí, que contase con mi ayuda.

Pedí un poco de ayuda a los círculos escépticos, que -en distinta medida- me fueron enviando información. Quiero agradecer, sobre todo, a Fernando Frías, la muy valiosa información que me ha enviado.

Preparé un buen informe con todo tipo de puntos de vista sobre la homeopatía, y se lo envié.

Pasó un largo tiempo, en el que le tuve que recordar que estaba esperando la información, y al final llegó un correo.

Un correo redactado por los servicios jurídicos del colegio, sin duda.


En primer lugar quisiera pedirle disculpas por la demora en dar respuesta a su solicitud, que como ya le indiqué debía refrendar con el criterio seguido en el conjunto de Centros Xxxx.
Una vez estudiada y analizada su propuesta, lamento decirle que si bien entendemos y respetamos su punto de vista acerca de la administración de los tratamientos homeopáticos, no podemos tomar la decisión de hacer extensiva la prohibición de utilización de los mismos a la totalidad de los alumnos de nuestro Colegio, toda vez que rigiéndonos por el principio democrático que nos avala, sería inviable  imponer al resto de las familias la opción de limitar la utilización de este tipo de medicamentos, no permitiendo que otros se puedan beneficiar de este tipo de medicina.
Entendemos que la homeopatía es una medicina avalada por los Ilustres Colegios oficiales de Médicos y Farmacéuticos, que requieren para su práctica el correspondiente título oficial que habilite al efecto, siendo por tanto un acto sanitario más, que como cualquier otra especialidad médica, requiere de su conocimiento.
Así mismo, los medicamentos homeopáticos han sido regulados por la ley  25/1990 del Medicamento, considerándose como medicamentos especiales (R.D. 1345/2007 de 11 Octubre), entendiendo que probablemente sea más inocua que alguna de las medicinas tradicionales.
El criterio esencial respecto a la salud de nuestros alumnos es ayudarles en el restablecimiento de la misma con la mayor eficacia y profesionalidad por parte de los facultativos adscritos al Centro; siempre respetando el parecer de las familias, por lo que en su caso concreto, manifestarle que he procedido a dar orden al Gabinete médico para que no sea prescrita medicina homeopática alguna en caso de que sus hijos necesitaran de asistencia médica.
Sin más de momento, le saluda atentamente


A lo que yo le respondí que sí, que muy bien lo de los colegios, que miden muy bien las palabras para no perder negocio sin decir que ellos han promovido nada. Abogados hay.



Estimado Jose Luis,
Gracias por la respuesta. Lamento profundamente que la calculada ambigüedad de los Colegios profesionales sobre este tema sirva para que perviva una práctica con los mismos fundamentos que el vudú y que contraviene varias leyes físicas ampliamente demostradas. 

Entiendo, no obstante, que desde el colegio XXX, que no es una institución científica ni médica, se atengan a lo señalado por los Colegios de Médicos y Farmacéuticos (que por otra parte, en ningún momento se manifiestan sobre su eficacia, sino que reclaman para sus afiliados la competencia exclusiva de su utilización).
En cualquier caso, y dado que su registro como medicamento al amparo del R.D. 1345/2007 de 11 Octubre (aunque sea como medicamento "Sin indicaciones terapéuticas aprobadas" Art. 55 b, del RD) es la única garantía de cumplimiento de los requisitos de calidad, seguridad y eficacia de los medicamentos establecidos en la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios (que deroga la anterior Ley 25/1990 del Medicamento), creo que el Colegio XXX puede y debe exigir a los facultativos adscritos al centro que no se prescriba ningún medicamento que no se encuentre en este registro, que se puede consultar públicamente en la siguiente dirección: http://www.aemps.gob.es/cima/fichasTecnicas.do?metodo=detalleForm

También me gustaría proponerte, como medida adicional, que en el formulario de consentimiento de tratamiento por el equipo médico, se preguntase a los padressi consienten expresamente el tratamiento con remedios (no medicamentos) homeopáticos.

Entiendo que esta exigencia contribuye a cumplir los criterios del centro respecto a la salud de sus alumnos sin menoscabar la libertad de ninguna familia, por lo que confío que sea tomada en consideración.

Gracias por tu colaboración en este asunto.

Obviamente, los medicamentos "sin indicaciones terapéuticas aprobadas" suena a "inteligencia militar" o "abrigo fresquito", pero más allá de ello, parece que los contrincantes se han ido a las esquinas a coger fuerzas. Yo las tengo todas, obviamente. Sólo pido que se expida autorización expresa a los padres para el tratamiento con estos "medicamentos", no más. Y -obviamente- que no se los vuelvan a dar a mis niños, cosa que ya he conseguido.

Estoy a la espera de que me contesten sobre las dos medidas propuestas. Seguiremos informando.

2 comentarios:

  1. Guardado en marcadores, muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Tarde o temprano llegará el momento en que el enfrentamiento no sea con el director ni el responsable de los servicios médicos del colegio, sino con algún padre (de ésos que no vacunan a sus hijos) para los que la homeopatía es de lo bueno lo mejor y de lo mejor lo superior. Y entonces será cuando estés hasta los coj***s, porque detrás de eso llegará el padre que no quiere que en el colegio pongan WiFi porque provoca cáncer (aunque según la OMS el nivel de cancerogenicidad de estas ondas es el mismo que el de los pepinillos en vinagre). Llegado ese punto te sentirás como el único padre racional del colegio de tus hijos. Por eso te deseo mucho ánimo. Creo que todos deberíamos preocuparnos por estos temas. Como bien afirmabas en tu primer post sobre el tema, la homeopatía sí mata (por inacción o por sustituir a las medicinas que clínicamente sí han demostrado su eficacia).

    ResponderEliminar