miércoles, 24 de abril de 2013

Restaurante japonés "Morimoto" - México D.F.

Este restaurante, simplemente, se cayó por su propio peso. Estábamos alojados en el hotel "Camino Real" de DF, y como llovía, decidimos ir a hacer una visita a uno de los muuuuuuchos restaurantes que hay dentro del complejo.

Y fuimos, casi un poco por descarte, porque con el mazo del Jetlag, estábamos un poco desganados.

Pero entramos.

Y comenzaron las atenciones.

Como suele ser más que habitual por estas longitudes, la atención de los camareros, es exquisita, casi exagerada para un europeo. Pero al final se agradece que nunca falte de nada.

El restaurante, es de los caritos de DF. De entre los 50 mejores en Tripadvisor, lo cual es mucho decir, en DF, que hay, muchos, muchos, muchísimos restaurantes, en una ciudad increíblemente grande, y con lujo para quien pueda pagarlo.

De entrante, pedimos unos pocos camarones en tempura, que los presentaron con una salsa de wasabi que a priori nos hizo desconfiar, pero que después resultó estar estupenda, por los cuatro costados. La otra mitad de los camarones, se presentaron con una salsa de queso con aguacate, que nos hizo presagiar que aquí la comida japonesa, la iban a fusionar con la mexicana.

Ya veníamos un poco resabidos del Nikkei 225, en donde se fusiona la japo con la peruana, así que no me iba a arrugar.

Por supuesto, sushi, de plato principal.  Me iba a ir a por un 100% sashimi, pero al final, decidí ser un poco conservador y no arriesgar tanto.

Al final, unos nigiri de atún rojo (no toro) y otros de salmón, para poder comparar...jejeje. Y como colofón unos maki roll dragón, consejo especial del camarero, que venían con aguacate (faltaría más) y con espárrago triguero


Sensaciones: ¡¡¡¡Espectacular!!!! Fuera de toda duda, de lo mejorcito que he probado en el ramo. Esto tiene ciencia, el sushi la tiene, vaya que si la tiene, pero la frescura de la materia prima, lo es todo aquí, y por supuesto, que estaba fuera de toda duda.

Un auténtico éxito

De postre, una tartaleta de progresión de chocolate, que no fotografié, pero que estaba deliciosa. Con helado de mando y frutas de la pasión.

Excelente.

Y un Illy ristretto, que aprenda la del Naomi.

Y un sake.

Y muy contento. Mucho. Ñam.

Ah!, y nunca había estado en un restaurante en donde, fuera, hacían cola los paparazzi. Debería de haber "alguien" dentro. Muy de moda. Sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario