miércoles, 12 de junio de 2013

FSM - El lobby

De todos es sabido que soy pastafari. No lo he ocultado jamás, y lo llevo con cierto orgullo, por casi donde quiera que voy.

Y no es fácil a veces, porque la incomprensión hacia las religiones pequeñas y minoritarias es a veces, un muro de intolerancia que nos cuesta gestionar de alguna manera. 

El otro día, estaba dándole unas vueltas a mis cuentas con Kiva, (que por cierto, van viento en popa, con más de 7000$ en préstamos con una morosidad menor del 1.25%) y me dió por dedicarle un minuto a ver cómo iban las cuentas del equipo del FSM por Kiva, pues yo sabía que iba bien, pero los cristianos (sí, esos, los otros...iban por delante)

Pero ya no.

Y me puse a echar un ojo a los números y me dí cuenta que los "thou shalt share" que dicen nuestros no mandamientos se cumple canónicamente y rajatabla. 

Y mola. Mola mucho


Aquí están los datos, hermanos. Los piratas son nuestro fervor y son los que marcan el camino. Número 1 absoluto en equipos, en importe prestado (en números absolutos), en número de préstamos y en número de miembros.



Definitivamente, si hay un lobby gay en el Vaticano, debemos pensar en montar un lobby pastafari en la casa blanca. 

¿Voluntarios?



Y sobre todo, recordad a quien podáis que correlación no implica causalidad. 

Cuando lo hayáis dicho, preguntad si alguien quiere apadrinar a un pirata fantasma. 

Acto seguido os dirán que estáis locos.

Pero -as Sheldon said- I'm not insane. My mom made some tests...

No hay comentarios:

Publicar un comentario