miércoles, 12 de junio de 2013

Libros - El discurso del método - René Descartes

Cuando me enfrenté al reto de leer este libro, no sabía muy bien a que me avenía. Y estaba en lo cierto que no sería un libro de caballerías.

Es pura melaza intelectual, en donde hay que leer las líneas con sumo cuidado de digerirlas consistentemente, porque nos harán falta para comprender las dos siguientes.

Son 76 hojas de pura maravilla intelectual de un genio adelantado a su tiempo, como esos que salen cada mucho tiempo. ¡Cuántos Renés Descartes echo en falta ahora!

Recomiendo fervientemente a los que se vayan a leer este libro, que se pongan al día sobre la vida de Descartes, para saber las cosas que hizo y a las que dedicó su tiempo (a cultivarse, a aprender, a viajar, a exiliarse, a encerrarse, a buscar un camino...) porque ayuda mucho a entender la razón que subyace para escribir un libro así.

Sin duda, es una joya que ha trascendido al tiempo. Si se lleva a valor presente lo tiene nominalmente, pero si se pone en la lucidez del renacimiento, es una obra de arte, como las de Leonardo.

Llama la atención de que se centra en su propio orden intelectual. Insiste una y otra vez en que él ha escrito el discurso para ordenar sus ideas y con el fin de encontrar la paz espiritual que le permita hacer no se dice muy bien qué pero que yo me atrevo (osado de mi), a decir que es conseguir la polimatía plena. Eso que algunos anhelamos y que hay días que nos lleva por las pozas inmundas de la frustración y -oh, mierda- arrastramos a los demás a la incomprensión.

Lo he terminado en un avión, 12 horas de vuelo. He cerrado el ebook, y me he quedado 15, 20 minutos, con esta canción.... sonando en los auriculares a morir,...pensando que en los libros hay tesoros que no hay en los compro_oro de toda la Puerta del Sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario