martes, 14 de enero de 2014

Libros. Chernobil, confesiones de un reportero

Sin ningún género de dudas, es extremadamente extraño (odd) que me gusten extenuantemente las catástrofes nucleares.

Es extraño, pero un hecho fehaciente, con lo que este libro debería gustarme. Y lo ha hecho, a dios doy fe que lo ha hecho. Lo he leído tres veces del tirón, seguidas. Vale que es muy gráfico, con muchas fotos y poca chicha, pero han sido tres veces, y lo volvería a leer mañana y pasado otra vez.

¿Quién es Igor Kostin? Un personaje sin duda nada convencional. En el momento del accidente era fotógrafo de la agencia ucraniana de noticias, Novosti (APN) en el momento del accidente. Es "el fotógrafo" del desastre, cosa que ha pagado con creces, pues ha recibido radiación suficiente para encontrarse ahora con problemas de salud grave.

Casi nadie puede, en el mundo, poner en el pie de una de sus fotos que tras esa instantánea, la cámara dejó de funcionar para siempre por la exorbitantemente grande radiación...

Y eso, es la foto en si.

Las fotos, son dignas de mirarlas profundamente, porque en ellas hay miradas, plantas, árboles, excavadoras, cielos extraños, coches abandonados, bunkers, científicos, horror y sobre todo, héroes, muchos héroes. De los que todavía la sociedad mundial no ha ubicado en su sitio. Ojalá los que nos sustituyan lo hagan pronto.

Lo he leído en 2014. Me costaría mucho imaginar un libro que le supere en este año.

5 sobre 5.

No hay comentarios:

Publicar un comentario