miércoles, 22 de enero de 2014

Libros, "Romancero gitano", Federico García Lorca

Tenía yo cierto desasosiego por comenzar por el primero de mis tres libros de poesía. Y comencé por uno bien sesudo y el resultado no puede ser...
...
peor.

El libro me parece un truño monstruoso. Me encuentro en el momento en el que me digo a mi mismo que la interpretación literaria, insisto, como insistía Feynman en sus memorias, es completamente subjetiva. Y a mi, las poesías contenidas en este libro, no me parecen extremadamente cultas, completas, redondas. La utilización de algunas palabras está forzada para conseguir la rima y se descuidan algunos preceptos para mí, básicos. Y eso que Lorca había pasado por buenas escuelas literarias de la época. Probablemente sea achacable al momento histórico o a las corrientes literarias.

En todo caso, el poso que queda es que el libro se hace eterno, pese a ser pequeño.

El objetivo de leerlas es devorarlas para terminarlo aprovechando que el libro es pequeño.

Primer intento, ¡fallido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario