jueves, 3 de abril de 2014

Viaje a Alabama

Cuando tengo que viajar por motivos profesionales, no suelo escribir nada en el blog, por cuestiones obvias, pero dado que me ha dado buen tiempo a ver cosas diferentes, y a probar sitios diferentes, los iré poniendo aquí, para que no se me olviden. Sobre todo para que no se me olviden.




0. El hotel.
Siguiendo sabios consejos, me busqué uno en el soho de Homewood, que no estaba mal (http://www.aloftbirminghamsohosquare.com/), un poco raro, porque no es un FSH, full service hotel, es decir, no tiene servicio de habitaciones, no tiene casi lavandería, no tiene un desayuno buffet...sino que te compones el desayuno de una forma un poco extraña, con lo que hay por allí. Acaba siendo mínimamente habitable, y no está el tema ese de la pesadez de los hoteles de lujo. El problema que tuve fue con el frío. Cada habitación tiene su bomba de calor, pero ¡¡con el motor dentro!! estilo americano, tenerla funcionando por la noche, es inviable, por ruido, y me han tocado noches realmente frías, (-11ºC!!), en las que me he tenido que abrigar de noche. Brrr... por lo demás, confortable, y la gente del hotel, fenomenal.

1. Compras.
Es importante saber que cosas como la comida, la gasolina y los coches, y sobre todo, sobre todo la ropa, son muy baratos en USA. Muy barato es que una camisa de Hilfinger que aquí pueden pedirte unos 140€, te la puedes encontrar, con un poco de suerte, por 16$, como me pasó a mi. Literalmente. A partir de ahí, lo que encuentres. Existen dos grandes espacios para estas cosas en Birmingham, uno es el Summit, http://www.thesummitonline.com/birmingham/, que no es exactamente un outlet, pero tiene precios, y el otro, es el Grand River, http://www.shopsofgrandriver.com/, que está técnicamente en Hoover, pero a un paso de BHM.

Poco más que decir aquí. Es importante saber que las tallas, además de llevar numeración diferente, son diferentes. Yo en EUR soy una clara "M" y aquí soy una "S", sin ninguna duda. Es importante probar bien todo y no dejarse caer en precios y llevar cosas que no se necesitan. Hay mucho "la segunda unidad a la mitad"...pero yo no necesito dos pares de zapatos, por ejemplo.

Muy recomendable ir con espacio de vuelta en la maleta. Si te pasa como a mi, que te duele gastar dinero en ropa, es una oportunidad como pocas, de renovar el armario por completo.

2. Comer.
Comer en USA es diferente a todo lo que uno puede imaginarse. Desayunan salado, eso existe en otras partes del mundo, y es difícil encontrar un croissant por las mañanas, aunque no imposible. El café es "de cortesía" siempre. No se paga, como en las pelis.

¿A qué sitios he ido? De todo un poco. Sobre todo a lo barato, aquí irse a lo caro, pese a que lo tengo "pagado", no compensa, porque tampoco hay una comida especial. El caso es que no hay una "cocina" especial. Cuando un americano te pregunta que qué te apetece cenar, hay que pensar que tipo de comida vamos a intentar buscar. Puede ser cualquier cosa, china, japo, marroquí, mexicana, india, peruana o nepalí, pero...americana...es más complicado, aunque también.

- He ido al famoso, Jinsei, que está enfrente de mi hotel. http://www.jinseisushi.com/. Muy bueno, espectacular, con sushi muy fresco (aunque un poco descuidado en la manufactura), y un wasabi explosivo.

- Al día siguiente, he ido al Pacific Rim, en Hoover, http://www.pacificrimsushi.com/, muy espectacular también. Con la suerte de ir con alguien de "por allí", mi amigo Mike, de esto sabe un poco.

- Me han llevado a un auténtico americano, al famoso jimanís, (Jim & Nick's, aunque la primera vez que te lo pronuncian, no lo pillarás....) http://www.jimnnicks.com. Hacen lo que saben hacer. Unas costillas de quitar el hipo. Plato contundente (pedimos el baby, mini, little, media ración... y había para dos). Muy bien. Americano, para los americanos. Camareros vaqueros (y vaqueras...) y mucho country.

- Y como no podía faltar la cena de gala, al más caro de BHM, el Bottega, que (http://www.bottegarestaurant.com/), bueno, está bien, pero no vale lo que cuesta. Me pedí una pizza, que para eso es un italiano, y me trajeron un esperpento. Me lo comí porque tenía hambre. Sonreí a mis anfitriones/as y hale, para casa.

- Y no pude faltar al famoso italiano de Homewood, que tiene una fama que casi (digo casi...) hay problemas para aparcar. https://plus.google.com/106632986508427224852/about?gl=es&hl=es. Comí unos ravioli de setas salvajes espectaculares. Muy bueno,. Como siempre, poco espacio para comer, copas de vino by de glass, y esas cosas. Bien. Carito, pero se paga. Aquí fui solito, y me lo pasé bien.

Luego he comido en restaurantes más "de batalla", como "El Gringo" que forma parte de una cadena de restaurantes de comida mexicana más o menos de diario. En "Zoes Kitchen" que no son más que sandwiches bien montados. De todas formas, lo prefiero a un Burger. En el Jackson's, que está en Homewood, no vale para nada. Es un quiero y no puedo. He probado también el Michael's, que está justo en la esquina de mi hotel, cuya web no funciona, pero sí su página de Facebook. https://www.facebook.com/pages/Michaels-Restaurant-Soho/408534495887045. A éste, he ido un par de veces, ambas para comer. No está mal. Plato del día y poco más. NO es caro y se come medianamente historiado. Por lo menos, los platos son de porcelana.

Otro cantar es desayunar. Como podéis entender, el american breakfast es salado y contundente. A la gente le gusta el bacon, los huevos, las patatas y todo lo demás para desayunar. NO es malo en sí, solo que los europeos, echamos de menos el cafelito bien tirao, la fruta, la tostadita...y ya ni te cuento si el aceite de oliva o eso. Ná de ná. Más o menos me pude escapar de todas y cada una de las veces que el desayuno americano me persiguió. Unas veces en el hotel, otras veces en el O'Harry's que tenía cerca de casa, una especie de taberna irlandesa pero que daban un café muy bueno y poco más que cookies para desayunar. Un poco decepción, pero para variar un poco, bien nos vale. En el viaje a NOLA, por ejemplo, no quedaron más narices que pasar por el desayuno americano, que acabó con un biscuit que no es más que un trozo de bizcocho con una hamburguesa en el medio. ¡¡AAAAAaaggggg!!! Todo para dentro, con un café americano, y un zumo de limón...de polvos, claro.

 ¿Más cosas que sorprenden? La extremada tranquilidad del tráfico, van muy despacio. Lo normal son 55 en las autovías de circunvalación, y entre 60 y 70 en las interestatales. Da tiempo a todo. Al final, si uno se sacude el estrés de europa, es ideal. Aquí nadie pita, nunca, no se corre, nunca, nadie. No se tira basura, se respeta siempre, no hay atascos. Bien.

Sorprende también que no hay mucho alumbrado público, no hay aceras, mucho sitio para aparcar en todas partes, miles de negocios de todo tipo, y el frío que hizo.

3. Viaje a NOLA
Nueva Orleans (NOLA) es un sitio, al que todo el mundo debe ir al menos una vez en la vida. Sin duda. Cuando llegué, y lo vi, lo primero que intenté es hacerme una composición de compararlo con otro cualquier otro sitio que haya visto antes. Pero no lo encuentro por más que busco. Lo más parecido, es el Soho de Londres, pero esto es inmensamente más grande y desenfadado. Un espectáculo en si mismo. Desde primera hora de la mañana, existen grandes músicos, como la copa de un pino, tocando en la calle. Obviamente, a la vista está que se hacen un buen dinero. Calculé que en menos de 30 minutos, pueden juntar más de 100$, con lo que la cosa está importante. Cierto es que esta gente están en la primera división, no son...un músico callejero más. Aquí, sin exámenes de Ana Botella, si no eres bueno, no te ganas la vida. Fin de la historia.

NOLA está a unas 300 millas de BHM, lo cual lleva unas 5.5 horas, pero se hacen francamente bien, porque la velocidad relajada, que nadie corre y que casi no hay tráfico en las interestatales, se hace muy bien todo. Agradable.

El Katrina, dejó zonas que ya no se van a reconstruir y hoy son zona de turismo visitables. Me dejé caer con el coche por ellas, y la verdad es que son poco recomendables. Only for traveled man...

El resto de NOLA, es un poco como cualquier ciudad de USA, como Chicago o Atlanta, es decir, grandes avenidas y tráfico. Nada que reseñar. Me dejé perder también por las calles del sur de la ciudad, aprovechando el early check out que me hice, y la verdad es que valió la pena. Lleno de zonas residenciales, me encontré con una cafetería realmente fantástica.  La calle?? Magazine St. Merece la pena, y ha sido una grata casualidad. Imprescindible el French Quarter, claro y dejarse perder por las calles de por allí, lleva bien un día hacerlo, pues son muchas. Tiendas de vudú, echadores de cartas, cantantes, faranduleros de todo tipo, es algo que hay que ver. Sin duda. Muy muy plástico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario