martes, 30 de septiembre de 2014

Día 9: 29-9-2014

Un poco de gym por la mañana para alegrar el día. Hoy no tenía mucha posibilidad porque no madrugué, así que no me quedó más remedio que ir a tope en la máquina diabólica. Llega a ser peligroso, ¿eh?

Luego un desayuno Aloft, de estos muy desestructurados y poco más que echarle a la tripa para empezar el día.

Luego trabajar todo el día en el Brook's y luego hubo que hacer un breakecito, que acabó siendo una pantagruélica comida en el Jim'n'Nick's.

Al final sólo me pedí las baby ribs, en tamaño mini XS que es un plato sencillamente gigantesco, pantagruélico. Y con tomates verdes fritos, y con puré de patata. Muy rico todo. Riquísimo, sabrosísimo. Y regado con un par de cervezas realmente buenas, la Truck Stop y la Naked Pig, de una brewery local.

Luego bastante más curro por la tarde, y por suerte terminamos antes de las 6, porque me estaba muriendo, aunque los había peores, claro.

Luego un poco de shopping en el Grand River y para cenar un poco de Jinsei, que siempre viene bien. Un wasabi bien potente, y mucho sashimi para echarle al cuerpo. No innové y fuimos a lo de siempre. Rico.

Y por último la última brew casera en el bar del hotel. No se puede pedir más. Un buen ambiente, un servicio muy bueno, gym abierto casi todo el día, y los precios de los servicios no son nada caros. Nada de nada. Completamente feliz aquí en el Aloft. Aunque eso sí, no es un hotel como los demás, sin duda.

Mañana será un día duro. No tendremos tanto cuartelillo seguro y nos costará mucho más aguantar el ritmo. Allí vamos, sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario