jueves, 11 de septiembre de 2014

San Manuel Bueno, mártir

Un libro leído por recomendación. 180 páginas de un cuento de don (si alguien es don, en este mundo, puedo decir, que ...) Miguel de Unamuno (...lo fue), que se leen en unas horas. Un avión es perfecto! :D

Realmente, hasta que llegas al nudo de la historia el lector no se da cuenta de lo que realmente trata el libro. Y es que lo más importante no es retratar la leve intelectualidad en una España bárbara de los años 30 del siglo pasado, sino la levedad del ser, la fragilidad del espírito y la fauna de recobecos que tiene la razón cuando se pone a tergiversar los entresijos de la fe.

Y el autor lo pone maravillosamente bien, sobre el papel. Y da mucho que pensar. Un libro que mueve conciencias. Para amar la lectura.

Delicioso.

Y por cierto, para que conste, Unamuno fue diputado. ¡Imaginaos eso! ¡Agarraos que vienen curvas!

Fue un librillos simplemente concebido para ser el número 461 de una colección de otros, pero don Miguel se sentía especialmente orgulloso de éste. Y no es para menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario