martes, 16 de septiembre de 2014

Sobre las sociedades narcotizadas

Siempre pensé que la sociedad con la que nos ha tocado vivir, está dormida. De alguna u otra manera, completamente dormida. Es indolente, no reacciona a estímulos.

Mi amigo Óscar, -- que, por cierto, come de ésto -- prefiere decir que la sociedad está narcotizada. El término me encanta, me parece perfecto, porque yo me puedo dormir o drogar, pero ME narcotizan.

Y conste aquí que odio, combato y denuncio las teorías conspiranoicas que no nos llevan muy lejos, pero me parece a mi, que sin haberlas... entre los políticos necios, los medios de comunicación éticamente endeudados y la poca visión de quien intelectualmente nos dirige, hemos conseguido una amalgama de humo de opio, que hace que si tengo que dibujar a la sociedad, lo haga con una sonrisa y los ojos a media asta.


No me gustaría pintar una sociedad que no es, pero sí la sociedad que yo veo. No quiero tampoco, ser el nuevo Neo que está fuera de Matrix y lo ve todo mientras el resto no lo hace. Lo tenemos delante de los ojos. La gente se tira por los balcones el día que vienen a deshauciarlos, y las terrazas están llenas de personas que se atiborran de cerveza con el subsidio y se jactan de haber renovado el carnet del Madrid. ¿Sigo? ¿Alguien ha visto algo raro por ahí? ¿Colegios con segados presupuestos? ¿El todo_vale instaurado en la radio del coche?

¿No? ¿Soy sólo yo el que lo ve? No lo creo. Sólo hay que tener ojos y orejas. Y aunque bien dotado de lo último para mi ignominia, los demás también tienen. Pero seguimos con los ojos medios cerrados en la nube de opio, cruzándonos por las aceras como zombis mientras nos intercambiamos una sonrisa con la mirada perdida.

Esto es hoy, en mi opinión la sociedad española. Sólo abrimos un poco los ojos cuando nos ponen un poco de barricadas delante; yo que sé, un independentismo catalán, un toro de la vega, o unos eres_de_andalucía. Pero ya. Sale un obispo a hablar igual que en 1412, o un ayuntamiento se declara en ruina económica al tiempo que instaura unas fiestas con Bisbal y nadie levanta un mínimo la mirada perdida, con los ojos a media asta.

-- ¿Bisbal? Bien, ¿no?
-- ¿Cincuenta inmigrantes se quedan enganchados en la valla de Melilla?
-- ¿Pero a qué se meten ahí? ¿No ven que aquí no van a tener nada?

Y mientras tanto, seguimos ahí, debajo de una mesa de oficina, fumando opio, con los ojos caídos y con la sonrisa.

Y la TV, los periódicos y la radio, siguen poniendo más opio en la pipa.¡Mas opio! ¡Dadles más opio!

Y a la hora de votar, narcotizados, vamos a lo de siempre, a lo seguro, a los que prometen sacrificios necesarios, y envuelven bocadillos de calamares con el programa electoral. O al menos al que me promete dar caña a los que están --al menos-- peor que yo.

-- ¿40.000 millones para salvar un banco que vale 2000?
-- ¡Vale!, --contesta al unísono el nido de yonkis. --Casi no había opciones, ¿no? eso dicen. Sistémico le llaman.

-- Por cierto, le quitaremos las ambulancias asistenciales a los pacientes con necesidad de diálisis, para ahorrar 13 millones. ¿Vale?.
--Sí, sí, vale. Es necesario. Si es que era un lujo.

Caladita a la pipa. Sonrisa.

-- 300.000 jóvenes recién formados (ojitos, ¡¡300.000!!) se han ido fuera desde 2008.

-- ¡Ah! ¡Uau!, esos son muchos. Bueno, son jóvenes, y tienen ganas, ¿no?

Dice la ministra (la de las vírgenes y la del Opus, con esa mirada de inteligencia que el FSM le ha dado) que son oportunidades que se le abren a todos esos que salen.

-- Claro, eso, oportunidades ¿no? -- Oye, ¿tienes ahí un mechero para la pipa, que se me ha apagado?

Entre los que no ven, los que trabajan para que no veamos, los que están haciendo el agosto aprovechando el río revuelto, los que se van y la afrenta de los que se quedan aquí, de pie, levantando la voz, hay días que me cuesta mucho tragar el café del desayuno. Como ahora, mientras escribo esto.

Sirva esto para despertar a un par y para rendir tributo a los (las) valientes que miran al frente.

Nota: Los ejemplos que he puestos, aunque con sorna, son todos reales.

Mi tributo personal para abrir las ventanas y que se vaya el humo:


No hay comentarios:

Publicar un comentario