viernes, 3 de octubre de 2014

Día 12: 2-oct-2014

Me levanté temprano para llevar a gente al aeropuerto, y ya me quedé de pie. No pude dormir más. Como tenía la ropa a lavar, no pude correr hoy. Un poco mejor, porque ya estaba un poco tocadillo.

Alguien tenía que hacerlo...
Bueno, desayuno bien ligero, mientras esperaba por los demás, y venga al coche que nos vamos al Space Center de Hunstville. Un sitio que ya conocía pero que visitaría mil veces más. Tienen desde un BlackBird, hasta el auténtico STS Enterprise. En fin un poco zoo, pero hay que estar allí para disfrutar del sabor de ver todo aquello. Y sobre todo el "Nasa Veteran" que se nos acercó para hablar y que voluntariamente, servía de guía por todo aquel material que se trajo de la luna o se usó para ir a ella. ¡Impresionante la cápsula del Apollo 16! y sobre todo las cámaras de foto, cepillos, y todo el equipamiento que llevaban. Y ¡¡cómo no!! el Saturn V que hay allí tumbado, con sus 5 F1's apuntándote.

Algo que hay que ver en primera fila, sin duda.

Luego nos fuimos al Summit, a hacer unas compras de última hora (yo casi casi no piqué en nada) y luego al hotel a descansar un poco.

Tenemos reserva en el Little Savannah, que es uno de los restaurantes que nos han recomendado los americanos. Cuál fué nuestra sorpresa que nos encontramos allí a Barry con compañía. ¡Qué gracia! Bueno, disfrutamos como leones de todo un auténtico restaurante americano pero bien servido con cosas muy interesantes. De primero pedimos una pork terrine, que resultó ser una especie de gelatina de cerdo con trozoas flotando. No señor, no era agradable de comer, pero casi nos la comimos toda. Y de segundo me pedí un filete con patatas, que estaba estupendo, estupendísimo. EnoooooooOOOooorme como se espera de un americano, pero bien servido y bien presentado. Muy muy agradable el sitio. De beber, me pedí una cerveza stout de café, que estaba deliciosa. Y por último degustación de postres, que eran, a saber, una tartaleta de manzana con helado, unos churros que sabían a canela que quitaban el hipo, y por último una de estas cremas catalanas pero esta vez de moka. ¡Todo riquísimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario