domingo, 12 de octubre de 2014

Días 21 y 22: 11-12 - oct - 2014

El fin @127.0.0.1. At last!!

Han sido unos días intensísimos, pero especialmente estos dos.

El 11 de octubre, me toca el vuelo de vuelta, de BOG a MAD, pero tenía un buen tiempo antes para ir a ver la ciudad de nuevo. Y para eso, nada mejor que contar con la inestimable ayuda y compañía de Ángela, que me acompaña toda la mañana.

Nos vemos en el hotel muy temprano, para aprovechar bien el día!! La idea es meternos de nuevo en el barrio de La Candelaria con el fin de ir al Museo del Oro (de nuevo) pero ¡más despacio! Más despacio para ver las cosas con un poco más de calma.

Y, -amigo lector-, las cosas se ven de otra manera. Ángela me va contando todos los detalles de la orfebrería precolombina [¡cómo controla!] y las características de los valles. De paso me quedo con más cosas por si vuelvo.

Derrochamos 3 horas en ver el museo con tooooda la calma del mundo, disfrutando de todos los rincones. Y luego nos fuimos a ver el barrio, que está lleno de edificios fabulosos.

Entramos en la catedral, austera en el interior como se espera de la arquitectura exterior. No llama la atención, pero bien merece una visita.

Seguimos por toda La Candelaria, y terminamos en la plaza del Chorro de Quevedo, que es -según cuentan todos- donde se fundó Bogotá. Precioso lugar, lleno de tiendas de artesanía y ¡¡la chocolatería que estábamos buscando!!

Después de muy poca (¡muy poca!) discusión, terminamos pidiendo un agua de panela (el líquido que sale directamente de la caña de azúcar, hecho infusión), y almojábana (es un bollo con queso riquísimo), un chocolate (mucho menos viscoso que el nuestro, con más leche, diferente) y un pan para mojar. Tenía mis reticencias con el agua de panela (que, -por cierto- es la base del canelazo) pero estaba riquísima.

Luego vuelta al hotel, triste despedida y en marcha para casa. Un vuelo razonablemente tranquilo y llegada a casa el día 12.

Ahora toca digerir todo lo vivido (sobre todo en Colombia). Llevaba grandes expectativas personales, pero se han excedido por amplio margen en todos los ámbitos. ¡Gracias a todos y muy en especial a Ángela por ser mi guía estos días!

No hay comentarios:

Publicar un comentario