sábado, 25 de octubre de 2014

¡¡Yo tengo una black!!

Es bien sabido por aquellos que toman café conmigo, pero mucho mejor sabido por aquellos que toman cerveza conmigo, que a mi me gusta hacer experimentos sociales. Y se que no está muy bien, que significa, en cierta medida un desprecio por las personas como conjunto sobre las que los hago (no sobre los individuos), pero...el caso es que hay veces que necesito información que -de otra forma- no conseguiría tan des-sesgadamente.

Y el caso que a la sazón del tema de las tarjetas opacas de Bankia, se comenta "en los corrillos" y en los pasillos de las oficinas, la siguiente cuestión:

"Hombre, ¡cómo iban a saber nada! Si nos pasa a uno de nosotros, nos ponemos a gastar como el que más..."

Y mantras-chakras así. Y es por ello que los experimentos estadísticos saltan rápido, y yo dejo caer la cuestión en estos términos y curiosamente, más del 80% de los encuestados (muy a su pesar) dicen aquello de

-- Claro, claro. ¡Cómo lo iban a saber!

Si notaré, en pos del conocimiento estadístico, que tras descubrir parcialmente mis cartas, más de uno se da cuenta que no tiene mucho sentido hacer una defensa de estos mequetrefes.

Vamos a ver.

1. Eran la cúpula directiva, no unos curritos cualesquiera. ¿Cómo iban a saber? ¡Si ellos ponían las reglas!, joder!!



2. A nadie en su sano juicio le cabe en la cabeza que una empresa le dote de una tarjeta para gastar como quiera y cuando quiera, y que no sea para representación ni parte del salario. ¡Y no sale en el IRPF y no lo preguntan!! No eran 20 euros.

3. El detalle de las compras nos indica que estos culebrillas eran, además de unos puteros (la mayoría) unos sobaboinas y unos desgraciados, que se pulían el dinero de las preferentes, y tras ello, el dinero de todos los españoles, sin distinción, en chorradas y demás lujos. ¡Habría que dejarlos en manos de un inquisidor medieval, a que expiasen sus pecados! ¡¡Con lo que me gustan a mi los museos de la tortura!! ¿A que sí, lector? Yo se que lo sabe.

4. ¿Nadie, de los enemil cazados se preguntó cómo no había control en absoluto por esas cuentas? ¿Acaso eran mágicas? Es inaudito

Sólo espero que por unas u otras tropelías, acaben todos donde se merecen, viendo el canal 24h en Soto del Real, paseando entre las cuatro esquinas de un muro, con un pijama naranja.

Yo tengo una black (la mía si es realmente black), con el suficiente saldo como para comprar dos Renault Clio simultáneamente. Eso sí, como no justifique 0,01€ de su saldo, me lo descuentan de la nómina al mes siguiente, sin preguntas, sin aspavientos.

La próxima vez que alguien te comente lo de pobrecillos, ¿cómo iban a saber? no tengas ninguna piedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario