lunes, 2 de marzo de 2015

Ministerios y monasterios

Hacía un buen tiempo que no me metía con la santa madre iglesia. Y esta vez, tenía pensado dejarlo pasar también, pero este artículo, me ha espoleado claramente.

Este fantástico dibujo de humor negro, negrísimo del "J.R. Mora" lo resume todo. Así  es como están pasando las cosas en un país que se jacta de estar en el siglo XXI, y entre los 15 más poderosos del mundo. Lo que nos está pasando es que existe una enorme fractura entre la sociedad, el poder y la iglesia. La sociedad es joven, laica y cada vez más preocupada por la reactivación de la vida política. La política, sigue a lo suyo. Las élites extractivas, siguen a lo suyo. Y la iglesia, sigue...en el siglo XII, como era de esperar.

Con todo y con esto, la polémica está servida ¿no? ¡No! No lo estaría si no tuviéramos este tipo de maniobras tardo-electorales para animar a lo más reaccionario del electorado del PP. A lo más carca. Lo más casposo.

¿Qué es lo puñeteramente sangrante de ésto? Que pobres chavales de plena adolescencia tendrán que contemplar con estupor asombro el cosmos es de origen divino (entiendo que se partirán el orto al oírlo), y muchas otras memeces del mismo pelo.

¿Y qué es lo más putamente hilarante de ésto? Que lo harán con dinero público. Ahí es nada. Adoctrinamiento en las escuelas, en el siglo XXI (me dan ganas de quitar una X), y pagado con el dinero de los ciudadanos...o ¿debería decir feligreses?

En fin, queridos, al final habrá que matar el último cura con el ladrillo de demoler la última iglesia (aunque parece que la frase está en disputa...).

Parece que será la única forma de hacer un estado laico en este laico país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario