martes, 7 de abril de 2015

Argentina y Ruanda

Como se ha parado la emisión de Top Gear (en parte por lo que comento más abajo), decidí tomarme el postre antes de tiempo, y me ví el más que controvertido doble programa sobre el viaje que hicieron a la Patagonia argentina.

Si no los habéis visto, aquí y aquí están.


Básicamente, es Top Gear en estado puro. Dan caña en humor negro, negrísimo. Humor del que duele, mucho. Humor británico. Te puede gustar o no. A mi, particularmente, me parece doloroso a veces, sin gracia alguna otras, y a veces, desternillante. Como "Los Roper".

Y cuando vinieron a España, nos dieron caña con el boom inmobiliario (cuando improvisaron un circuito en una desierta Seseña), y antes con el poco inglés que sabemos (cuando eligieron un copiloto en el rally de clásicos de Mallorca, que no sabía...). Todo es puro espectáculo. BBC, presupuesto ilimitado. Nada es lo que parece. Es TV show.

O cuando fueron a la India (lío diplomático), o cuando presentaron el primer coche mexicano (que acabó siendo otro problema diplomático). Vamos, que la última vez que probaron un Ferrari en la Costa Azul...los medio deportaron también.

Conocido es que Jeremy Clarkson es un conservador impresentable, pero mueve a 300 millones de espectadores y es el programa más visto de la televisión (lo cual no justifica lo injustificable), pero el humor y la ironía no puede crear conflictos diplomáticos. No en 2014 entre países civilizados. Lo aceptas, te guste o no. Bien. JC acaba de ser despedido por la penúltima acción. (Véanse controversies)

Pero llegaron a Argentina. Con 3 V8's. Obviamente, la relación entre UK y Argentina es perfectamente normal. Como cualesquiera otros dos países.  http://es.wikipedia.org/wiki/Relaciones_entre_Argentina_y_el_Reino_Unido. La guerra de las Malvinas es un pésimo recuerdo del pasado. Una pesadilla. Pero Argentina es un país especial. Personalmente tengo que relacionarme con muchas personas de latinoamérica y norteamérica, y Argentina es siempre un caso aparte. Siempre tengo que oír que Argentina es especial (me lo dicen ellos) y que "nosotros no les entendemos" [sic].

Esto me suena al que circulaba en sentido contrario por la autopista y decía que todos iban en sentido contrario.

Cada país es especial, tiene su coyuntura y su ideosincrasia, pero ello no justifica que todo el mundo tenga que tratar a Argentina y los argentinos de modo especial. Si miramos a la historia, a la economía, a la cultura, a la geopolítica, Argentina es un país normal, del montón. Ni mejor ni peor que nadie. No tiene más premios Nobel que los demás (por millón de habitantes), ni tiene la mejor ni la peor economía. Ni tiene la mejor ni la peor democracia, ni la mejor ni la peor gastronomía, literatura, investigación, infraestructuras; Del montón. Como nosotros en Europa. Del montón.

Pero parezca que no conformes con ello, deben sentirse el centro del universo. Es mi percepción. Mi opinión (lo digo por si alguien indebido lee esto). Y ello conlleva a veces, descalabros como el final del capítulo 2 de Top Gear. Por suerte acabó bien. Acabó bien porque no murió nadie, pero pudo haber pasado. Sólo quedó en un bochornoso espectáculo de filoxenofobia, que me recordó (guardando todas las proporcionalidades del mundo) a las radios de Ruanda mandando soflamas de "acabemos con ellos". Murieron a machetazos un millón de personas.

Aquí no hubo radios, hubo Twitter, no hubo machetazos, hubo sólo pedradas. No murió nadie.

Por los pelos.

Creo que la sociedad argentina, debería recapacitar sobre ello. Obviamente, me autoconsuelo en pensar que eran unas centenas de salvajes descerebrados que no representan estadísticamente a la sociedad, pero fíjese usted, lector, que no puedo evitar maliciarme, como hacía mi bien escuchado Juan Ramón Lucas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario