miércoles, 15 de julio de 2015

Caravaning en L'Ampolla

Desde luego, la tarjeta del ACSI, es un chollo que es complicado no comprar si se quiere hacer camping realmente en serio.

Pero si además, aparecen campings como el que encontramos, que, en pleno julio, acepta los descuentos de la tarjeta, ¡no se puede pedir más!

Íbamos a ir a Cádiz, en donde, quizá, hubiésemos pasado un poco menos calor, pero al final, con el descuento, a menos de 15€ por día, no pudimos más que poner el morro del coche (el putocoche en adelante) hacia L'Ampolla.


Aquí. http://www.eurocampings.es/espana/cataluna/tarragona/lampolla/camping-ampolla-playa-115359/#


Salimos el viernes a media mañana, con la intención de tener algo de tiempo para antes de cenar allí. Calor, mucho calor en el camino. Los "más de 30" que teníamos al salir, se convirtieron en "más de 35" en el camino. La temperatura del agua, en algún repecho, protestó fervientemente, pero no tuvimos que intervenir, ni tan siquiera quitar el aire acondicionado.

Hicimos una parada en la A3, a medio camino, y otra, ya en la AP-7 con el fin de rematar en el camping.

El invento
El sitio, es...de playa. Vamos, no se puede negar. De mucha playa. De sólo playa. Playa grande y limpia, con poca ola, con mar caliente, y chiringuito en la arena. Llevado por personal del camping, por cierto.

Nos ofrecieron ponernos en cualquier parcela (por cierto, hicimos reserva, pero no apareció por ninguna parte, aunque había sitio de sobra). Al final encontramos dos parcelas contiguas en las que ponernos. Las "calles" eran estrechas, y tenían un arbolito que delimitaba "el giro"...las cosas se pusieron un poquito cuesta arriba ya. Pero yo pasé. Ricardo, con un poco menos de experiencia, tuvo que desenganchar en un giro. Nada que no se arregle con 30 segundos de operación manual.
El avance de Obelink

Quedaron estupendamente enfrentadas. El avance ligero de Ricardo, un poco farragoso de poner (un toldo es lo suyo), pero vamos a achacarlo a que es la primera vez. El calor húmedo hizo ya estragos en algunos (no soporto la humedad en el aire), y hubo que mojar el culete en la playa, ese mismo día.

La logística de comidas y cenas, se solventó enseguida. Nosotros con la cocina del CampinGaz podemos funcionar perfectamente. Y mucho mejor con el paravientos de aluminio que le hemos hecho. Mucho mejor.

Y los días pasaron, y fuimos y volvimos al camping, y playa va, playa viene, todo fue fluyendo.

Agua muy fresca en el camping. Nevera
El sábado de despedida, nos fuimos a comer un arroz estupendísimo, en el restaurante El Pescador, que nos ofreció muy buena materia prima a un precio razonable. Regado con un buen vino de la tierra, y rematado con un helado artesano. No se puede pedir más.

Bueno si, 5ºC menos. Pero no estaba en nuestras manos.

Un camping de playa. Eso. Sólo eso. Pero todo eso.

El putocoche nos dejó tirados (mediotirados) por la falta de presión en los sensores del FAP, y después de hacer un master en FAP's, hemos decidido cambiarlo (890€) para que no nos vuelva a pasar en el viaje a Balcanes. Pero vamos, que la odisea de pasar la tarde en Castellón, a 37ºC con humedad, con la incertidumbre de si lo pondrían a andar o no con la caravana y los niños...no se la deseo a nadie.

El putocoche, tendrá su post. Obviamente, lo tendrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario