viernes, 11 de septiembre de 2015

Libros: Newton y el falsificador

Un libro impresionante. Impresionante por su volumen, por su trascendencia histórica, por su curiosidad, por la minuciosidad de las historias.

En fin, en definitiva, una obra de arte. Obviamente, un libro así, no lo puede escribir cualquiera, y lo ha escrito, Thomas Levenson. Una rata de biblioteca como hay pocas en el mundo. De los que leen miles y miles de manuscritos de hace 400 años.

Bien. Un libro apasionante. Una historia sobre uno de mis personajes favoritos, que no hizo sino incrementar la idea que tenía de él, de que era un trabajador incansable. En todo lo que hizo. Absolutamente y sin miramientos. Un trabajador. Que no conoció el ocio ni el descanso (no se le conoció, dice el autor, ocio ni descanso en toda su vida, obviamente, tampoco parejas, ni hombres ni mujeres). Sólo cierto interés por ciertos coetáneos que estaban a la altura.

Obviamente, vió más lejos y caminó a hombros de gigantes, pero él, lo fue, sin duda. Un giro en el pensamiento de la humanidad.

Lo del detalle de salvar la economía occidental...bah, a ratos libres, si eso. De eso va el libro.

Gracias majo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario