sábado, 21 de noviembre de 2015

Religión y pequeños


Siempre, me pasa. No lo puedo evitar. Quizá sea que tenga la mente demasiado poco elástica para estas cosas, pero el caso es que sucedió.

Veníamos tranquilamente del cole, y mi pequeño (6 años) me dice tranquilamente.

--Papi, me dicen los niños que aunque vaya a valores debo pensar en Dios.

Me quedé una mezcla de asustado y pensativo. Por un momento pensé que sería cuestión de que los profesores de religión ejercen una influencia muy negativa hacia los niños. No tengo ni idea de lo que se explica sobre religión en el cole de mis chiquis, pero entendiendo someramente su línea de pensamiento, no creo que difiera mucho de lo que podríamos considerar una "extracción positiva" de los principios morales del cristianismo secular.

De todas formas, insisto, no tengo ni idea.

Obviamente, le dije a mi chaval, que les dijese a esos niños, que aunque ellos no vayan a valores, deben no pensar en Dios, lo cual es una equivalencia lógica, pero no tendrá ningún sentido lógico para ellos. Obviamente, la religión no está basada en la lógica. Sino en la fé. En la irracionalidad.

Más allá de ésto, me pregunto, sin más: ¿Por qué hacen esas cosas con las plásticas mentes de los niños? ¿No tendrán tiempo de creer en quien quieran? ¿Por qué les inculcan ideas irracionales que no les caben en la cabeza y no contribuyen a fomentar su pensamiento crítico y racional? ¿Por qué les coartan así?

No lo sé. Sólo le que sea yo La Resistencia o sea lo normal, me parece antihumano, enseñar religión a los niños.

Lo pienso absolutamente. Sin ambages.

No hay comentarios:

Publicar un comentario