domingo, 28 de agosto de 2016

Viaje a Bélgica y Holanda - Parte 3

Día 29. 20-agosto-2016.
Nos movemos de Poppel (cerca de Eindhoven) a Lieja. Pero por la mañana, sin mover las caravanas, nos vamos a visitar a La Trappe, que resultó una experiencia fantástica. Nos enseñaron toda la fábrica, y una peli como nos habían prometido. Nos llevamos un queso, unas cervezas, y un montón de fotos de allí dentro.

Luego pasamos por Poppel a recoger la caravana, y nos vamos a Lieja, que hacemos completamente del tirón, casi 2 horas. Bien, bravo. Pasamos a la zona Valona, que hace que pase lo que tiene que pasar. ¡No se conoce el país! No parecen dos partes de un país, sino dos países diferentes. Sin bicis, con baches, y con gente mucho más ruidosa. No tienen nada en común, ni tan siquiera un mínimo de solidaridad económica. Un misterio...


En el camping, en el "Domaine Provinciale Wegimont", un montón de fiesta y de ruido, hasta la hora de escibir esto, con Rafaella Carrá y Umberto Tozzi sonando a morir. Maracas, es lo que hacía falta…

Mañana dan agua. Veremos Lieja y Maastricht. Un contraste, seguro. Volvemos por última vez a Holanda. Veremos a ver qué pasa.



Luego empieza la bajada a toda prisa.

Día 30. 21-agosto-2016.
Cocinando una half-half
Día de ver Maastricht (inescribible) y Lieja. Bueno, dice el pronóstico que va a llover. Se nos ha terminado la botella de CampingGaz, así que tenemos que buscar un recambio que no encontramos hoy, porque es domingo. Así que esperaremos al camping donde dormiremos mañana. Bajo la lluvia llegamos a Maastricht, que en Español antiguo, se dice Mastrique, aunque está en desuso. Es una ciudad que, además de estar en Holanda, y por tanto, estar en estado de perfección absoluta, es absolutamente aburrida. No tiene mucho más que una iglesia de Saint Servaas, que es de un gótico bastante flojo, y un órgano que vimos funcionar, porque empezó el culto. ¡¡Eso estuvo Genial!!

Pudimos comprar un café y nos fuimos a Lieja. Bien; Bélgica de nuevo y zona Valona. Esto es, francófona, y desordenada. Lieja tiene una catedral, de Saint Paul, que no vale mucho más allá de sus vidrieras, pero tiene la de Saint Jaques (Santiago) en donde se conserva un hueso en reliquia. Muy gracioso. Los niños alucinan con el hueso. Lo fli-pan.


Luego intentamos ver la universidad, nada. El palacio de los prícipes-obispos, y poco más. Lieja, es un poco bluff…pero nos salvó que encontramos un bar de hamburguesas con buenas cervezas, que simplemente…nos dio la vida. Genial!!!

Mañana toca moverse de nuevo. Nos vamos a Dinant.

Día 31. 22-agosto-2016.
Cosas veredes, si váis de camping
Desayuno tempranero en el camping de Lieja. Nos despierta un día de lluvia. Damos gracias por tener caravana y no tienda. Los Cano, desayunan dentro, y nosotros fuera. Tenemos una falta de gas importante, y tenemos que cocinar dentro. Hacemos café y calentamos leche sin problemas con la K6 en la cocina de dentro. Bajo una pertinaz lluvia recogemos todo y salimos. Llegamos en cosa de 1.5 horas al destino. Increíble observar cómo van empeorando las carreteras según se va hacia el sur de Bélgica. Muchísimo más pobre que la zona norte, Flamenca, obviamente, holandesa. Nada que ver. Son dos países.

Llegamos al camping Du Bocq. Un camping enclavado en una carretera de montaña, muy estrecha, y con baches. Un sitio maravilloso, muy tranquilo, pero casi sin ningún servicio, y además no hay gas. Hacemos de comer y nos vamos a ver Chimay, que está bastante lejos. A una hora, más o menos. Paramos en una tienda de bricolaje y podemos comprar la bombona de gas, sin problema. No hay cartuchos. Sí de pinchar, pero no de bayoneta. Un desastre. Por suerte vemos bastantes super, y vamos a parar a la vuelta. El espacioChimay, lo que esperábamos, algo un poco interactivo, para ver cómo hacen la cerveza y el queso. Ñam! Y luego un paseo a la abadía, en donde nos recibe un monje y nos deja hacer unas fotos en la iglesia, que es increíblemente austera.

Luego una triple, y al coche. Paramos en el Aldi, a comprar lo que necesitamos. Cena increíble en el camping, ducha para todos, con fichitas de las narices, y nos vamos a ver estrellas. Un cielo maravilloso, con unas pocas fugaces. Casi nada. Pero un cielo que merece los 27 que nos cobraron en el camping. Mañana nos vamos a Martue, ya casi en la frontera con Francia. Allí veremos Orval y nos vamos ya para casa.
El Domaine Provincial de Wegimont, con su humedad

Día 32. 23-agosto-16.
Salimos del camping genial de la zona de Chimay, con una humedad fascinante, y con ganas de descubrir más de aquella zona, pero no puede ser. No tenemos tiempo para más. Salimos del camping, en zona muy empinada, muy cuesta arriba, sin mayores problemas, y en eso de una hora, por todo tipo de carreteras locales, estamos ya en el “fermé” equestre, que no es más que una granja en la que han habilitado un poco de espacio para camping. Y poco más. Después de hablar un buen rato con un muchacho pelirrojo que no debería llegar a los 15 y que sólo habla francés, entramos con las caravanas y después de apartar ocas, cabras, caballos y patos, logramos ponerlas más o menos niveladas. Impresionante camping. Una cosa fuera de lo normal. Absolutamente. Radicalmente salvaje y rural. No tiene ningún servicio. Nada. Nos hacemos una ensalada de habas y nos vamos a Orval. La visita muy chula. Muy barata, pero chula. Se ve la abadía del sXII, en bastante buen estado de conservación, algo de multimedia y por último unas cuevas, en donde te dejan ver un poco todo lo que hicieron los cistercienses de la estricta observancia durante muchos siglos (desde hierro fundido hasta queso), y por último, entrar en la iglesia, por la parte superior de coro. Mola.

Una birrita en el bar, aglunas compras, y nos vamos. Pasamos a comprar unos víveres, y hacemos la cena. Una noche de estrellas fantástica (luna nueva y nula contaminación lumínica) y a dormir.

Mañana palizón de km.
El salmón de Orval. La princesa Mathilde y su anillo

Día 33 – 24-agosto-2016.
Viaje desde Namur hasta Lyon. Decidimos ir un poco más, y nos acercamos hasta Valence. Nos hacemos casi 700 km del tirón en todo un día conduciendo. Salimos muy temprano de la fermé, (ayer conseguimos pagar encontrando la madame) y tomamos camino de Lyon. Pasan bien los km, por la autopista francesa, sabemos que serán 50 euros al final del día. Vale mucho la pena. A eso de las 18, estamos parando en el camping “Soleil Fruité” que nos dice que es su última plaza libre, y eso. Menos mal! Un pastón 64 euros pro una plaza de camping 5 estrellas, con toboganes y todo tipo de piscinas, incluidas camas elásticas que también fueron probadas a conciencia. Una cena de maravilla en el camping, un paseo y a dormir.

Día 34 – 25-agosto-2016. 
Vamos desde Valence, hasta Barcelona. Acabamos en Canet de Mar. Casi otro tanto como el día anterior, pero sin trozos de carretera, con lo que se nos hizo un poco más corto. Un poco. Terminamos en el camping de Canet, de 4 estrellas, muy bueno. Mucho servicio, mucha atención. Mucho gusto en saber que buscan lo mejor para ti. También una de las últimas plazas. Estaba abarrotado. Dos birritas en el bar, nos lo arreglan todo. Hace mucho calor ya. Unos 33.

Día 35. 26-agosto-2016. 
No madrugamos mucho, nos desayunamos despacio y a eso de las 11, nos vamos a ver BCN. Llegamos en 40 min, y aparcamos en la catedral. Nos costará muy poco. Casi 11 euros todo el día, que contrasta con los 50 de Ámsterdam por ejemplo

Salimos andando del parking, con mucho sol y calor, pero es llevadero. Barcelona, está completamente abarrotado. Subimos por el Arco del Triunfo hasta la Diagonal, y de allí a la Sagrada Familia, que está simplemente imposible. Ni intentamos ver entradas ni nada. Sólo por fuera. Habrá que verla en otro momento con menos presión turística. 

Como queremos ver el Mercado de la Boquería (error!) nos pegamos la paliza de bajada, hasta él. Unos 40 min, andando. El mercado está absolutamente imposible de visitar. De vergüenza. En fin. Nos comemos dos cosas, y terminamos viendo por fuera Santa María del Mar. Luego un café y al camping, que nos duele todo. Uf, qué cansados. La humedad. Tarde de piscina, y de que Ángel conociese a Micky. 

Día 36. 27-ago-2016
Salimos temprano del camping de Canet. Sin mayores problemas. Nos vamos a la tradicional visita a Ro&Glo en Vilanova. Llegamos en cosa de 2 horas. Comida con ellos y a disfrutar de una buena sobremesa. Genial, como siempre. Un gusto. 

Como por aquella zona no hay campings, nos vamos hacia casa, pero sin intención de llegar. Vamos a parar en la zona del Monasterio de Piedra, que no concemos. Hemos hecho una reserva, sin problemas, y nos esperan. Cierran check-in a las 22, y llegamos sobre las 21; No demasiado estress. Un camping en terrazas, sin césped, claro, pero muy bien organizado, y fácil de querer. Terminamos en el bar, que nos da de cenar, sin pretensiones, a buen precio. 

Día 37. 28-ago-16

Día de volver a casa. Salimos a eso de las 10.30, después de que los chiquis le diesen una cata a la piscina. Mmm...nos quedamos con ganas de más en este camping, pero cuando haga menos calor. 

Hemos hecho 7.350 km con el Scenic, que con los 1.300 del Hyundai, hacen 8.600, como debe ser un veranito de kilómetros, sol y mucha cultura. 

Hemos gastado 2.500 euros, con un 10% de error, y no tengo la impresión de haberme privado de demasiadas cosas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario