martes, 11 de octubre de 2016

Caravaning en Córdoba

Capullo peludo!
Teníamos unos días de asueto, debido a los festivos de Guadarrama (por tanto escolares) debido al endemoniado hecho de que están casi seguidos, así que no nos lo pensamos mucho y nos fuimos a organizar un viaje por todo lo alto.

Bien. ¿A donde? Seguro a donde haga calor así que no nos lo pensamos más y nos marchamos a Córdoba.

Salimos el viernes desde el cole y...wait, wait...wait...

Para eso, hay que arrancar...y creo que ya nos dejamos algo. Parece que el Scenic no nos quiere dar muchas alegrías (supongo que nos las dará de viejo) pero ahora de nuevo...sólo nos da disgustos. Dejamos el coche con la caravana aparcada en las inmediaciones del cole y nos fuimos a buscar a los chavales. Cuando volvimos, arrancamos y...clic...clic. "Revise el start & stop". El coche se reiniciaba literalmente.

Buf.


Mirando un segundo en Google..."estás sin batería, majete!!". Bien. Ponemos el booster y plas....a la primera hemos arrancado. ¡¿Estábamos sin batería?! Oh dios.

Bueno, la nevera son 125W nominales, que los 75min...no, no no no me salen las cuentas. La batería es de 70Ah.

Puto start&stop. No llevo polímetro (debería echarlo) pero voy más o menos tranquilo llevando el booster del dx.

Vamos por la A4 sin mayores inconvenientes, echando cuentas, gracias a Ohm. No me salen. Ni de coña. Ni de coña. La batería está tocada...

Llegamos a eso de las 21 al Camping Despeñaperros, que en el ACSI no lo ponían mal del todo. Buf, ¡qué maravilla de sitio! está a menos de 1km de la autovía, ideal para salir un viernes, y un camping de paso perfecto. Nos encontramos a más caravaneros de fin de semana, que venían a ver la berrea al parque nacional. ¡Mola! Después de algún contratiempo con la corriente (no nos daban luz) pudimos ponernos con la cena, ya de noche, y engullimos una ensaladilla que hizo P antes de salir de casa. ¡Genial! Nos sentó de maravilla. Eso y la cervecita 1906 que traíamos de casa. En el camping había un pequeño supermercado incluso. Ya digo, una maravilla de sitio.

A dormir. Ni frío ni calor.

zzzzz.

A la mañana siguiente, unas duchas y unos desayunos, y en marcha que Córdoba nos espera. Según bajamos y pasamos a Andalucía más profunda, nos vamos encontrando más y más calor, hasta que el termómetro llega a los 32ºC lo cual nos llena de júbilo y satisfacción...glubs

Después de pasar por Córdoba capital (adioooooos, luego volvemos) llegamos al camping que habíamos elegido por tener una puntuación en el ACSI simplemente genial. 8.5 a la hora de consultar esto. Maravilloso. El camping es pequeño y muy coqueto. Está razonablemente bien ubicado y no le falta de nada. Es familiar y está absolutamente lleno de abuelitos holandeses, ingleses y belgas. Obviamente, éramos los únicos que no estábamos (por el momento) en la tercera edad.

Mientras hicimos la comida, los chiquis, en la piscina, con un agua helada, pero no importa.

Comimos y disfrutamos de la mejor parcela del camping y a eso de las 3PM, nos tiramos para Córdoba capital. Aparcamos en el parking de la Mezquita. Después de los 38€ de Ámsterdam, todo nos parecerá barato. Y así es. Pagamos 11, y nos fuimos a las 22h. Bueno, en 2 minutos estábamos en el Patio de los Naranjos haciendo fotos y sacando las entradas para entrar en la mezquita. Por 22 euros, arreglamos todo; Sin mucha cola, pasamos y disfrutamos de esta maravilla de la humanidad. Maravilla de la HUMANIDAD. NO digo más. Nadie debe morirse sin sentir lo que se siente debajo de ese mar de arcos de herradura.

Luego nos perdimos por las calles de Córdoba hasta que nos dolieron los pies por arriba y por abajo. Encontramos un bar y luego otro, y luego el Pisto y no dejamos de probar un rabo de toro, ni un salmorejo, ni un poquito de jamón del bueno, ni un poco de salpicón de marisco (que era lo más flojo) pero en general, uno va al Pisto con la intención de disfrutar y se consigue completamente.

Y vimos el Cristo de los Faroles.

Y encontramos una procesión que resultó ser bastante importante, pero ir a Córdoba y no ver una virgen por la calle, es casi un sacrilegio.

Y antes de irnos, nos pasamos por una tetaría mora. Por Petra, que nos dejó maravillados y conocimos a la tortuga Carpanta. Y por supuesto probamos los tés. Y he de reconocer que son diferentes a cualquier cosa. Y los tomé con cierta satisfacción. No es como para aficionarse, pero se pueden tomar. El mío era de hierbabuena, si no recuerdo mal.

Y salimos del parking, y en media hora en el camping, ya cenados, listos para irnos a cama. Vimos unas estrellas (buena visibilidad) y al catre. Ni frío ni calor. Genial. Hoy al mediodía pasamos un poco de calor, pero soportable. Matilde, la del camping, nos dice que este calor no es ni mucho menos normal.

Al día siguiente, nos levantamos, duchas, desayunos (genial todo) y nos vamos otra vez a Córdoba ciudad. Nos aparcamos un poco más cerca del río porque hoy vamos a ver la parte judía de la ciudad. Entramos en la sinagoga, o lo que queda de ella. Vemos las estatuas de Averroes, y de Maimónides, menudos dos cracks...y nos buscamos un sitio en El Caballo Rojo para comer. Y lo encontramos sin mayores problemas. Nos inflamos con todo tipo de delicatessen, que -obviamente- nos cuestan mucho más dinero que lo que comimos ayer en el Pisto, pero lo disfrutamos mucho igualmente. Un café y nos vamos a Media Azahara, pero nos lo encontramos un poco cerrado. Buf. Así que decidimos improvisar y nos visitamos el castillo de Almodóvar del Río, que es uno de estos castillos que están restaurados (o conservados, mejor) por diferentes avatares, y ahora es un poco peliculero, con maniquíes, y todo el lío, pero que a los niños, les encanta. Está realmente bien conservado, pero tiene muchas intervenciones de principios del XVIII y XIX. Nota: Cuando salimos de allí, pensamos en que si lo vieran los chicos de Juego de Tronos, seguro que sacaban algo. Pues confirmado, la séptima temporada, se grabará en Almodóvar. ¡Toma!

Divertido.

Y para el camping de vuelta. Una cena maravillosa, con unas cervecitas, e incluso otra ración a última hora de piscina, mientras echamos unas risas con Matilde al calor de una inmensa y helada jarra de Mahou (se agradece que no fuese Cruzcampo). No se puede pedir mucho más.

El domingo, desayunar tranquilamente, levantar las patas, y vuelta para casa. Justo en Despeñaperros, nos salimos, nos buscamos un mirador, y nos pusimos a cocinar un poco de pasta que nos comimos con cierto ahínco. Jajajaja. Luego viaje un poco largo hasta casa, y llegar para merendar. Un viaje ciertamente tranquilo y sin contratiempos, que nos hizo un poco más cultos a todos.

Por cierto, la batería no dijo ni pío, pero al día siguiente, en la revisión oficial, la tuvieron que reemplazar porque estaba tocada. En garantía obviamente, 300€ del ala, que vale, pues es AGM, pero lo que me deja más que mosca, es el porqué. Sigo sin saberlo. Una batería se va por exceso de carga, por exceso de calor o por defecto de fabricación, obviamente, también porque le llega su hora. Ninguna de las tres me cuadra especialmente... Una AGM no se va por un ciclo descarga profunda (en teoría), así que ya no entiendo nada. Muy preocupado. Google no reporta especiales tocadas de pelotas de los S&S, así que parece un estándar bien aceptado.

MEH














No hay comentarios:

Publicar un comentario