viernes, 4 de noviembre de 2016

Caravaning en Málaga

Bueno. Habrá que empezar por un "pues salimos"...

Quéééé...! Ya os pensáis que cascó algo del Scénic?? Pues noooo.



Playa en noviembre
Pues salimos el sábado después de comer, porque Gelu, tenía partido de basket (¡¡ganaron!!). A eso de las 15.30 salimos con la convicción de que no íbamos a tener mucho tráfico. Y Waze se equivoca poco. No lo había. De todas formas, no dudamos en pasar por la R4 y en poco más de 3 horas, a las 18, nos estábamos poniendo las patas en el Camping de Despeñaperros. Sí, sí, en el mismo que en el último viaje.

¿Has visto el tamaño? Si la Fendt de detrás parece enana...
Mismo señor de recepción con poca prisa, mismo procedimiento lento y tedioso, con la diferencia de que ya tenía nuestros datos y las cosas fueron un poco más rápido. Antes del cambio de hora, llegamos, montamos  y tuvimos un poco de luz de día para tomar una cerveza y disfrutar del increíble paisaje de miles y miles de olivos en el borde del camping. 269 millones de olivos, para ser exactos. Ni uno más, ni uno menos.

Nos fuimos a ver el pueblo de Santa Elena y a comprar pan de paso. Gelu se quedó tranquilamente en la caravana. Bien por él.

Una cena de fabada (!) que trajimos de casa, y a dormir. Sin mayores incidentes. Una noche muy tranquilita.

Y recogimos y a eso de las 10.30 (cambio de hora) nos pusimos en marcha. Bien por nosotros. Pasamos por la A4, A44, A92....un montón de autopistas y autovías que nos dejaron finalmente en Cabopino, que es una pequeña población cerca de Marbella.

Llegamos al camping del mismo nombre, sin mayores problemas. La entrada complicada, porque estaba entrando una autocaravana alemana gigante delante de nosotros. Luego entenderíamos lo que es y no es GIGANTE.

El Tintero.
Nuestra reserva hecha por la web de ACSI no aparece por ninguna parte. Bien por ellos. Es un sistema nuevo, que tenía pinta de no funcionar...y efectivamente no funciona. Quedaba una plaza libre por suerte. 1500 personas en el camping en pleno noviembre. Impresionante. Casi todo abuelitos ingleses en sus increíbles autocaravanas.

Pudimos hacer check-in y entrar a la plaza G9...que tenía una maniobra graciosa. Con un escalón, en bajada y con un árbol en todo el medio. No estuvo nada mal la maniobra marcha atrás. Estoy orgulloso. Lo clavamos en su sitio. Abrimos toldo y todo el sistema. Nos vamos urgentemente a Málaga. Hay moscas. ¡Qué raro!

Hey man. Giant? Naaaa. BRUTTTAL
Tenemos reserva en "El Cabra" que es un restaurante...un poco peculiar, recomendado por gente de la tierra y que no podíamos dejar de visitar. Berenjena con su miel, pescado frito (boquerones), sardina al espeto, y Cruzcampo, claro. Bien está.

Es domingo, vemos el Museo Picasso, gratuitamente, los domingos, y vamos al Thyssen, pero la cola nos echa un poco para atrás. Estamos un poco cansados. Nos volvemos al camping ya de noche, obviamente, y cenamos bastante bien en la caravana.

El lunes, amanecemos, desayuno estupendo y nos volvemos a Málaga. Sigue el buen tiempo, y nos podemos acercar a la playa. Hoy tenemos reserva en "El Tintero", que es un lugar recomendado porque el pescado se subasta...sí, sí...hay que verlo para entenderlo. Comimos gamba roja y todo. Genial.

Con porche! Ingleses. ¡Qué se vayan ya! WTF!!
Por la tarde otro poco de Málaga por las calles y disfrutar de su ambiente. Nos volvimos al camping, en donde nos encontramos más Halloween de las pelotas (verdaderas obras de arte, decorando la caravana) y...cacas de los putos gatos que hay en el camping. Tenía varios comentarios de que había gatos en el camping, que las lovely-grandmas inglesas les dan de comer (¡¡gilipollas!!), total, una jungla. Que usa las parcelas de rotación para cagar. Al final acabamos pisando caca y poniéndonos de una mala leche indescriptible. Entendemos las moscas, el cabreo del personal y demás.

Traducción de la carta de "El Cabra". Apoteósico
Decidimos aguantar porque al día siguiente nos vamos (para no volver, obviamente), nos bañamos en la pisci climatizada, tiro con arco (actividades para niños, todo el año) y todo el lío. Vemos caravanas inglesas gigantescas, en su web hablan de 5000kg y 8 metros de largo, algo fuera de lo normal, incluso para un viajao...

Cenamos estupendamente y al día siguiente, viaje de 650km hasta casa. Parada a medio camino, para cocer y comer una pasta estupenda que nos supo fenomenal (nos acostumbramos a parar a comer). Con todo 45 min y eso sacando la mesa y todo.

Llegamos incluso con día y sin tráfico, pese a ser operación retorno.

Felices.




No hay comentarios:

Publicar un comentario