lunes, 18 de septiembre de 2017

Caravaning en Burgos

Teníamos pendiente la visita a los complejos de Atapuerca, y antes de que viniese el frío, decidimos ir. Bien...o no tan bien, porque Burgos marcó la mínima de España (o poco menos) durante este fin de semana. Vimos +3ºC por la noche, y no fue ninguna broma.

Teníamos las caravanas listas para salir antes de ir a buscar los chiquis al cole, así que fue recogerlos y así como era, salimos por Torrelaguna hacia Burgos. El viaje, un auténtico paseo. Nada. 2 horas. Mucho viento en contra, consumos de 10 litros/100km, pero llegamos perfectamente. Sabíamos el camping Fuentes Blancas nos esperaba hasta las 22, pero a eso de las 19.40 estábamos apareciendo por allí. Ya nos dimos cuenta del fresquito, nada más bajar del coche. ¡madre mía!

Bueno. Hicimos cena con lo que encontramos por los fondos de nevera y hicimos un poco de sobremesa de cena, hasta que el frío no nos dejó mucho más margen. El calefactor bien. Echamos mucho de menos una Truma, que -esperamos- nos instalan esta semana, pero no la teníamos. El calefactor, pronto nos puso +23ºC con lo que no nos pudimos quejar en ningún caso. Estuvo casi toda la noche funcionando, y dormimos, incluso, bien tapados. Lo que no hubo, en ningún caso es humedad o escarcha. Se agradece.



A comentar que el camping estaba completamente petado. No al 100%, pero mucho más del 80%, lo cual es alu-cinan-te, en las fechas en las que estamos. Este camping no cierra. Es albergue del Camino de Santiago, acoge grupos, es flexible, hace descuento del ACSI en invierno y es municipal y está bien. No se puede pedir más.


Al día siguiente, visita al CArEx de Atapuerca, en donde nos explican con todo detalle como vivían los prehistóricos, incluido Miguelón. Entendemos (sobre todo los niños) la suma importancia del yacimiento. Bien por la explicación. Estuvimos allí hasta casi las 15 horas, y después de llamar a, al menos una decena de asadores, mesones y demás, desistimos de comer en ninguna parte. ¡Es demasiado tarde! Totalmente resignados, nos volvemos al camping, al que llegamos en 10 minutos, y ¡bingo! nos dan de comer, sin problema. Un poco de menú y también raciones. Nada espectacular, pero de batalla. Pagamos unos 10€ por cabeza, con todo. ¡Genial por ellos!

Luego una tarde tranquila, con más café, una visita a la Catedral (preciosa), un chocolate, y a cenar al camping. Bien. Montamos unas ensaladas y algo que había por ahí.

A dormir. Hizo más frío que la noche anterior, pero no sentimos frío. El aislamiento de la caravana es muy bueno. Pusimos el parcializador de la rejilla de la nevera.
Abuelitos holandeses...

Al día siguiente, mucho frío, pero felices, de desayunar sin prisa. Vamos a ver el Museo de la Evolución Humana, que es donde está el cráneo de Miguelón, Lucy y Excalibur. ¡Genial! Los niños miran con mucha atención. Luego cocimos un poco de pasta en el camping (distancias mínimas) y nos dejaron marchar después de comer sin problemas. ¡Bravo! Llegamos a casa a media tarde, sin mayor inconveniente. Fin de semana de muchas cosas, muy tranquilo, con cierto frío pero bien. Estupendamente bien.

El caravaning mola, con frío y con calor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario