lunes, 2 de octubre de 2017

Caravaning en Sierra Nevada

La semana pasada un Parque Nacional (Cabañeros) y esta semana...¡otro! Sierra Nevada. Salimos el jueves después del cole, porque el viernes era festivo en Guadarrama. Obviamente, íbamos a dormir en nuestro bien amado camping de Santa Elena en Despeñaperros.

Empezamos enganchando bien...(luego veríamos que no fue tan bien), con la Trumatic ya instalada, aunque suponíamos que no íbamos a usarla. Se nos hizo de noche muy rápido (ya estamos en otoño, oficialmente), y seguimos camino después de una parada en una estación de servicio desierta en la R4.Desierta. Y sin combustible en los surtidores.


Casi a 7 Km de Santa Elena dicen los cano por el walkie-talkie (invento, oye), que nuestra caravana echa chispas por el fondo. Paramos algo asustados, y vemos que hay algo colgando que parece un cable, pero que, finalmente, es un trozo de neumático de camión que hemos pisado. Lo quitamos y respiramos aliviados. Finalmente, llegamos al camping sin mayor problema, hacemos check-in y nos ponemos a montar. Descubrimos que tenemos un problema porque no podemos sacar la bola. Vemos un plástico que no nos permite sacarla. Mañana lo veremos con más calma. Nos vamos.

Hacemos una cena sencilla y nos vamos a la cama. Dormimos, más o menos bien.

Al día siguiente, viernes, consigo sacar el plástico, que resulta ser un trozo de zapata de fricción delantera del AKS 3004, que se ha roto. No se muy bien el motivo. Vale 27€. Un poco plof, pero por lo menos, podemos sacar la caravana de la bola, lo cual nos reconforta a todos.

Desayunamos y salimos corriendo a Güejar-Sierra. Muy interesante. Llegamos enseguida, y vemos un camping maravilloso, lleno de pegatinas en la entrada, con check-in facilísimo y muchas parcelas donde elegir. Un sitio tranquilo. Con una puntuación maravillosa (8.4) en el ACSI. Nos hacen descuento, por supuesto.

Y por la tarde, después de comer en el camping, nos vamos a ver Granada. Intentamos la Alhambra, que nos dice que ni de broma vamos a encontrar entradas, así que después de pagar un montón de parking por nada, nos vamos sin verla. Ya volveremos.

Aparcamos en la calle, en el centro (Av. Ruiz Picasso) y vamos a ver un poco el centro. Pasamos por la catedral, y decidimos entrar. Bonito todo, un poco de gótico tardío y renacimiento. Las audioguías, un desastre. Finalmente, salimos un poco decepcionados. Vemos la última alhóndiga bien conservada que queda en España, y nos vamos, por el Ladrón del Agua arriba hasta llegar al mirador de la Alhambra. Y la vemos al atardecer. Mucha gente haciendo selfies, pero conseguimos hacer alguna foto bonita.

Luego, nos vamos a hacer caso al hambre, que ya acecha. Pasamos por un bar, en el que nos ponen una tapa muy rica, y pedimos alguna cosa más, como unas berenjenas con miel, y algún calamar que no estaba nada bueno. Nada bueno.

Luego, por la calle de los bares, paramos en otro, que nos gusta y comemos algo mejor. Nos vamos al camping, llegamos enseguida. Ya de noche, obviamente. Descansamos muy bien. Muy bien.

El sábado, por fin, un poco de montaña. Salimos después de desayunar, y subimos a Sierra Nevada, por una carretera estrecha y muy muy muy empinada. Los remontes, no funcionan. Apagados, así que nos tenemos que ir al parking de Hoya de la Mora, en donde dejamos los coches, y comenzamos la subida al Veleta. Después de mucho patear, llegamos a la cima, y nos apretamos los consabidos bocadillos. Fotos de rigor, y que viene el frío. Nos vamos cuestra abajo.

Muy rápido, porque el frío acecha. A eso de las 17, un poco de descanso, donde los coches. Un pésimo café, y descanso. A la caravana. Cena y a dormir. Las cervezas, nos saben estupendamente.

El domingo, tranquilidad en el desayuno, y enganchar. Camino a casa, comida a medio camino, y llegada a las 18, muy cómodamente.

Feliz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario