lunes, 5 de marzo de 2018

Un fin de semana muy largo en Almería.

Hace algunos años fuimos a Almería. Tantos como 10. Con el mayor muy pequeño, y con el pequeño inexistente. Y nuestro Megane verde, casi nuevo. Hoy sigue vivo, dando mucho servicio, pero eso es otra historia.

Había fin de semana largo, blanco, de nieve, pero nosotros somos de poco esquiar (no de poca nieve), pero sí de poco esquiar. Intentamos que sepan esquiar, pero conmigo que no cuenten.

Bueno, a lo que vamos. ¿Al frío o al calor? Yo dije a Normandía.

Risas. El público se caía al suelo. 

-- Bueno pues al menos a Huesca. ¿no?

Más risas.

Hale, al calor. Entre Almería y Cádiz, la cosa del viento de Cádiz nos puso rumbo a Almería.

MIÉRCOLES 14-FEB

Salimos a las 15. Dijimos al cole que nos íbamos un poco antes, con el firme propósito de llegar a Almería del tirón. Y Almería está muy lejos. Afirmo.

Y allá nos fuimos. Con la caravana cargada con TODO (sic) lo que teníamos en el frigo de casa (y es que 150 litros de frigo es mucho frigo). Lo encendimos el día anterior,  y a) funciona muy bien (en invierno, ¡sólo faltaría! y b) la placa solar, aún en invierno carga la batería estupendamente, al menos para la demanda que nos da la nevera. 

Camino al sur. El Waze, el TomTom y hasta el Papa de Roma, nos decían que fuésemos por la AP36, Murcia y al sur. Y no dejamos que no tuviesen razón. Allá que nos fuimos. La AP36, es deliciosa con caravana. Lisa, plana, pocos coches, muy cómoda para circular. Desde luego, es perfecta para darse una tirada buena como la que teníamos. 

A las 18, paramos a comer unos bocadillos y merendar. Estaríamos por Ciudad Real. ¡Queda mucho! pero no nos da miedo. Si llegamos bien. Si no, también. Seguimos. Todo en orden. Nos pilló la noche mucho antes de llegar a la costa del Mediterráneo. Seguimos. 
 
Faro de Cabo de Gata

Decidimos no parar a comer. Llamamos al camping, nos dicen que no hay problema hasta las 12 de la noche para llegar. Esto es España, sin duda. Llegaremos si no hay novedad y comemos ya allí antes de dormir. 

Pasamos por Murcia, por la circunvalación, y cogemos la A7, que nos llevará al sur. Y llegamos a la carretera, y muy pocos kilómetros después, llegamos al destino. Había dos campings para elegir. Uno era el "Cabo de Gata" y otro era "Los Escullos". Como queríamos cambiar, decidimos ir al último, porque creíamos que el otro era el que habíamos ido en su día...pero no. Llegamos y nos dimos cuenta de que ESTE era el de hace 10 años, y casi casi nos pusieron en la misma plaza. Casi. Espectacular. El checkin rápido y eficaz, descuento ACSI, al 92% de capacidad por los abuelos holandeses, ingleses y alemanes. Todo en orden. Entramos, instalamos, cenamos y dormimos. Todo perfecto. 

El camping un remanso de paz y armonía. Paz.

JUEVES 15-FEB. 

Tomando el café en Carboneras
Día tranquilo.  Nos tomamos el desayuno con calma, y salimos a media mañana a dar un paseo con el coche, con el ánimo de ver alguno de los pueblos que hay que ver. Salimos hacia el norte, hacia Carboneras. Visitamos Aguamarga, las Hortichuelas, Rodalquilar (precioso), y llegamos hasta Carboneras, en donde bajamos hasta la playa. Y allí echamos un rato. 

Decidimos ir a comer en Carboneras, para tomarlo con mucha calma. ¿Dijimos ya lo de tomarlo con calma? No hay mucha gente, pero hace sol y calor. Se está fenomenal en la terraza de fuera. Nos dan de comer de todo un poco, fritura de pescado, ensaladas, croquetas y demás. Bien. Nada espectacular, pero el cariño con que nos atiende el camarero y el buen café que nos dieron terminó de redondear el día.

Playa de carboneras
Finalmente, echamos una buena tarde en Carboneras disfrutando del calor de un día fantástico de verano. Junto al mar. No me imagino lo que puede ser aquí julio o agosto. Morir en vida. Dadme frío, cabrones.

Volvimos en coche, por el interior, y llegamos al camping a eso de las 18. Se hace de noche. Duchas, cenas, y a descansar un rato. Los campings fuera del verano, se nos hacen muy tranquilos. Nos lo tomamos con calma. ¿Calma? Claro, calma. Con calma.

VIERNES 16-FEB.

Día de seguir viendo la provincia. No tenemos mucho más que hacer durante este viaje, que seguir viendo la provincia. Con calma. Amanece con un poco de rocío y 8ºC que nos dejan una escisión en el equipo. Yo desayuno fuera. No sacamos toldo, pero sí sillas y mesa. Me hago un café delicioso y unas galletas. El resto de la tripulación desayuna dentro. La Trumatic, decididamente, la mejor inversión. Alimentada por el propano. Excelente. La pusimos al mínimo durante toda la noche y dormimos como marmotas. Cuando digo marmotas, es literal. Ángel hasta las 10, y el resto, por escalones, hasta llegar a las 7.00AM, en donde me despierto yo. ¡Genial! Super calma. Super tarde todo. Calma.

El camping es simplemente maravilloso. La edad promedio de los clientes es 80 años. Fenomenal. Somos los únicos con niños. Y -casi con total seguridad- los únicos españoles.
2018

2008
Hoy nos vamos a ver Albaricoques, en donde se grabaron unos cuantos western (spaguetti) entre ellos "Por un puñado de dólares" y "La muerte tenía un precio". No hay nada. Se ha perdido todo. Seguimos. No nos seduce. Vemos la playa del Pozo del Fraile y y Níjar. Luego paramos en el faro de Cabo de Gata, no sin antes parar a tomar un café delicioso en las Salinas de antes. O una cerveza, ya no me acuerdo. La playa, estaba en orden de marcha. Un poco de viento. Muchas caravanas off-grid. Muchas. Allí mismo. Muchas. Muchas. ¿Dije muchas? Muchas. No cedimos a la tentación de comer allí, y nos fuimos al camping. Muchísimos invernaderos. Un auténtico mar de plástico. Hicimos una pasta fresca épica. Luego nos fuimos a dar un paseo a la playa de al lado del camping. Y a pasar la tarde a San José. No ha cambiado mucho en 10 años. Está casi todo igual. Casi todo. No hay muchas más casas, pero alguna más sí. Estaba casi vacío. Con los mismos bares, y los mismos servicios. La playa preciosa. Ahí, para nosotros toda ella.

La cena, la hicimos en el camping también. Seguimos vaciando cosas de nuestra nevera. Poco a poco. NO estamos gastando nada de nada. Aunque hicimos una pequeña compra en el supermercado del camping que sigue operativo todo el año. Compramos leche. Había hasta sin lactosa. Y a un precio muy razonable.
Ya no está

SÁBADO 17-FEB.
Almería. Desayuné en el bar. Un café medio decente y una barrita de tomate. Bien todo. En orden. Luego otra vez con la tripulación. Bien, más que bien. Se me quedó la cafetera Bialetti que me regalaron los reyes, pero tengo mucha esperanza en ella.

Carboneras.
Almería es una ciudad muy curiosa. Pegada al mar. Pequeña, nada coqueta. Muy "de batalla". Como ya la conocíamos, íbamos con la intención de ver unos refugios de la guerra civil que han restaurado recientemente. Llegamos allí, después de aparcar no sin esfuerzo...y....no hay entradas, ni de coña. Pero ni de coña, es "en fin de semana, hay que reservar con 4 días de antelación". Y ya. Bueno. Nos tomamos un café y una tarta de chocolate, para quitarnos la tensión y nos damos una vuelta por los alrededores. La catedral está cerrada también. No es el día de ver Almería. Nos vamos. Nos damos una vuelta por Tabernas, y para el camping. Con calma. Mucha calma. Llevamos unos bocatas.

Decidimos tirar la casa por la ventana y cenar unas hamburguesas en el restaurante "El Oasis" del camping. Tamposo estaban para tirar cohetes, pero ¡oye! muy decentes, y con un café más que pasable. Todo muy económico. El restaurante abarrotado de abuelitos. Eramos como las mascotas. Genial todo.

DOMINGO 18-FEB.
Pagamos, y empezamos la vuelta a casa. En algún momento lluvia incluso. Tuvimos la tentación de ir por la A4 para no repetir el camino, pero no. Dado que podía haber algo de operación retorno...pues quizá no fuese muy buena idea. Así que otra vez por la AP36 y camino a casa.

Paramos un par de veces a descansar, y finalmente paramos a comer. En un área de servicio, sin mucho glamour, pero hicimos un plato de gnocci, (creo) que estaba delicioso. Al frigorífico ya se le ve el fondo, pero alguna cosa vuelve, y lo que es más importante, ¡no hemos gastado nada en supermercados! (quitando leche y algún capricho, como unas galletas de la zona).

AP36 casi vacía y llegamos a casa casi al anochecer a eso de las 18.30. Perfecto. Ningún inconveniente. Ningún incidente. Estupendo viaje de más de 1.500Km. Somos de ir lejos. No cabe duda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario