miércoles, 18 de julio de 2018

Caravaning en la playa de Canelas

Tocaba ir a Galicia. Hacía tiempo que no íbamos a Galicia. El plan era claro y sencillo. IR_A_GALICIA. Punto.

Playa y descanso. Del descanso de las personas normales. Es decir, hacer poco.

Salí el viernes, con la intención de parar en Allariz. Sobre las 15 me puse en marcha. Poco a poco. Calor por Castilla, pero no sofocante. Unos 30ºC, pero este verano todavía no he visto fuego en el aire. Un descanso aquí, otro descanso allá, y llego a la A-52. Al principio baches, pero luego buen firme. Voy despacio. 100-110 y no más.

En nada (se me hace hasta corto) me pongo en Allariz. Intento buscar el área al lado del río, pero no la encuentro. Me voy al FurgoPerfecto #2, que es el campo de fútbol. ¡Perfecto! Estoy solito, pero no parece un sitio peligroso en absoluto. Al contrario. Hay ambiente húmedo, pero no hace calor. Pongo patas y me voy a dar un paseo. Un par de cervezas, fotos y voy a buscar el otro FurgoPerfecto. Efectivamente, estaba donde creíamos, pero es un poco "justo" para ir con caravana. Un poco arriesgado. Lo dejamos para otro día, ahora que ya sabemos que está ahí.

Cena en la caravana. Anochece. Duermo como un bendito. A eso de las 7, amanezco, levanto persianas, y está todo cubierto por la niebla. Desayuno, friego y arranco sin prisa. Decido ir por la N-541, que es una carretera de la vieja usanza. Con puertos de montaña y mucha curva.

Camping de Canelas. Bien. Me esperan. Check-in rápido y acampo sin problemas. Un sitio pequeño, pero muy agradable. Hay piscina y supermercado. Bien.

Camping. Un sitio complicado
Me voy a por los chiquis. Bien. Voy por carretera. Un poco espeso, pero se va bien. Luego, a la vuelta descubro que por la autopista va todo mucho mejor. Muchísimo mejor.

7 días de playa, paseos, mariscadas, pescar cangrejos y estupendas puestas de sol.

Allariz
Y vuelta con los chicos. Despacio. Mejor despacio. No hace nada de calor, 25ºC, pero el agua se me sube un poco subiendo la Canda. Un poco extraño, pero levantando un poco el pie, se vuelve al sitio. Hay que llevar cuidado. Me deja un poco preocupado, pero no mucho.

Paramos a comer en Sanabria (Galende) y nos hacemos una pasta fresca, que nos sabe a gloria. Bendita.

Casa. La caravana se queda ya aparcada, porque en 7 días, salimos a Escocia. El monstruo del lago Ness nos espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario