jueves, 16 de agosto de 2018

Viaje a Escocia - Parte 1


Día 1: 20-jul-2018
Furgoperfecto de Zestoa
Salimos justo después de comer. Sin pensarlo mucho y con un poco de “atropellamiento” (a.k.a. prisas de última hora), salimos a eso de las 14.30 horas. Carretera conocida al inicio. Salimos casi sin tráfico a la A1. Seguimos camino con mucho viento en contra. Problemas cero. Subimos Somosierra sin problemas, y continuamos hasta la hora de repostar. Paramos justo antes de entrar en la AP-1, porque pensamos que sería un poco más barato. Finalmente, una gasolinera de Repsol con mucha gente que pensó lo mismo. Al menos el café era bueno y pudimos aparcar bien la caravana. Hace muchísimo viento. Llegaremos a Zestoa a buena hora.

Seguimos camino con la intención de llegar a Zestoa a eso de las 20.00, porque tenemos una mesa reservada en la sidrería Urberu. Después de pasar por un poco de “chispeo” y algo de lluvia y unos cuantos peajes, llegamos al área de autocaravanas de Zestoa. Es como la pintan. Nos vale perfectamente. Soltamos y nos vamos a Urberu sólo con los coches, que…es mejor, aunque está demostrado que se puede llegar ahí CON la caravana, aunque no es nada recomendable.
Aquarev

Allí genial. 3 Txuletones, 3 tortillas de bacalao, unos pimientos, postres variados (queso con membrillo…). Todo a pedir de boca. Casi insuperable. Y la sidra…a pedir de boca también. Mucha alegría. Mucha. 

Volvimos al área y a dormir. Se dio todo fenomenal. No hace mucho frío, no hay que encender la calefacción. Dormimos estupendamente. Silenciosa y tranquila.

Llovió toda la noche.

Km 400.

Día 2: 21-jul-2018
A la mañana siguiente, desayuno, fregar, cargar aguas, y visita express a las cuevas de Zestoa. 19€ por familia. Una réplica guiada, que está muy interesante.

Josselin
A eso de las 12 salimos para el camping de San Juan de Luz, con unos cuantos peajes de por medio y una frontera. 45 minutos de viaje en total. Vamos, nada.

Larrouleta. Montamos fácilmente, parcelas enormes, contiguas. Hay mucha agua por todas partes, de hecho nos cambian la parcela de hierba a grava, que estaremos mejor. Fácil. Se ve poca gente. Pagamos 51 € por una noche. Es carillo, pero tiene wipe-out. Hicimos una comida rápida, y había ambiente en el café…porque la gente se quería ir ya al agua. Allá que nos vamos. Han cambiado los hinchables, parecen, un poco más modernos, fáciles y seguros. Hay socorristas que llaman la atención a los más borricos. Un poco mejor. Debió haber algún problemilla, seguro. Bueno. Al agua. De aquí para allá.
Alineamientos de Carnac
 
A eso de las 18, Ángel tuvo un percance y se dobló el tobillo mal. Esguince. Pensamos en lo peor, pero finalmente, con un ibu y con hielo, conseguimos mantenerlo a raya. Está muy fastidiado y casi no puede pisar, pero –por los pelos- seguimos camino. (Gracias Dra. Díaz)

Hicimos una cena un poco más ligera y nos fuimos a dormir, porque mañana, para dar descanso al tobillo de Ángel, tenemos todo el día de coche. 760 km, de puro “cruzar Francia de cabo a rabo”
Km 475

Día 3. 22-jul-2018
Dinan
Salimos a eso de las 08:45. Muy buena hora. Todo recogido, todo listo para salir. Un día muy largo por delante. Empiezan a pasar los km por la A10. Pasamos Burdeos muy fácilmente (le teníamos un poco de miedo, pero nada) y seguimos. Un descanso, otro para comer. Llegamos a Nantes. Fácil. Pasan las horas y pasan los km. Sin duda, lo mejor del viaje, además de que nos funciona el “Telepeage”, son los podcast, de las expediciones polares de Irreductible. Algo fascinante. Nos zumbamos 6 episodios sin pestañear.

A las 17.00 más o menos, llegamos a Loudeac. Un día completo.

El camping de Loudeac, que se llama Aquarev, es fantástico. Municipal, baratito (40€ por noche), con dos mujeres que lo llevan que no hablan una gota de inglés. Fenomenal. Hemos encargado croissant, y pan de pasas. Estamos al lado de un lago, que nos ha ofrecido un paseo y un atardecer grandioso. El punto a un día que se nos hizo un poco pesado por los 715 km. Todo bien. Todo ha ido bien.
Saint Michel

Vamos a estar aquí dos noches. Nos ha costado 80€. No hay nada más que mucho césped y un enchufe. Agua caliente. Bien. Las cosas van muy bien. Mañana veremos la Bretaña Francesa.
Km 1.190.

Día 4. 23-jul-2018
Día de ver la Bretaña. Entera. Es algo así como ver “toda Galicia en un día”. Bueno. Haremos lo que podamos. Me levanté a las 08.00 y empecé a hacer ruido como es necesario. Vinieron las dos chicas que llevan el camping a eso de las 09.00 y se pusieron a hornear croissants. Madre mía, ¡qué olor! Nosotros teníamos encargados dos, y dos caracolas, y una baguette. Bueno, un festín

Después de mucho pelear, llegamos a la conclusión de que saldríamos a una hora decente, aunque para mí, salir a eso de las 10.30 no es una hora decente, ni mucho menos. Hay que comprender.

Bueno.

Y fuimos a Carnac, y vimos los alineamientos, que son un ferial, en verano. No vimos casi un sitio para poner un coche. Uf! Finalmente, sí, pero no mucho. Vemos alineamientos y la carretera D196, que sigue por toda la costa. Luego unos cafés, que nos supieron bien pero 7.30€ por eso, es morir. En fin.

Seguimos para bingo.

Nos fuimos a ver Josselin, que es una de las ciudades más bonitas de Bretaña. Antes un Carrefour nos aprovisionamos de unas cuantas sidras y hasta una salchicha cruda.
Josselin, es muy bonita, y pudimos comer un bonito bocadillo de caballa con tomate en unas mesitas al lado del río. Hace calor pero no es muy agobiante. Rico y nutritivo.

Luego paseo. Luego hasta Dinan, que nos pareció muy bonito. Otro pueblo con casas muy antiguas, con ninguna pared recta.

Posteriormente, a Saint Michel, que lo teníamos pendiente. Un ferial. Otro ferial. Madre mía. 6.50€ el parking si lo hacemos rapidito, 2.30h, si no, ya son 24 euros. Bueno, un infierno.

La ciudad merece una visita. Está muy bien.

Hicimos una cena con la salchicha y garbanzos, y una sidra rosé. Todo muy rico. Mañana nos vamos.

Km 1600. Hicimos 425 km.

Día 5. 24-jul-2018
Día de movernos de la Bretaña a Normandía. Y salimos relativamente temprano. Relativamente. A eso de las 10.30 estábamos para salir. No está nada mal. Tenemos poco más de 250 km hasta Normandía.

Pasan los km rápidamente, en autopista nacional (sin peaje) y luego con peaje hasta que llegamos (con una única parada a tomar un cafelito) al camping que habíamos elegido, la roseríe de Omaha. Nos dicen que no tienen sitio. Vaya: Ya es la hora de comer. ¡Qué mal! Pues nos vamos. Buscamos rápidamente, uno. Encontramos el de la playa de Omaha, que tiene muy buen aspecto. Camping Omaha Beach. Llegamos. Bien. Hay sitio. 78€ por dos noches. Algo caro, pero nos vale. Tiene salida a la playa. Hacemos la comida y bien.

Por la tarde nos lo tomamos con calma. Un poco de piscina, y luego nos vamos a la playa a jugar un poco con las olas. Alucinamos con lo que sube y baja la marea. ¡Un montón! Las playas son muy planas. Nos gusta. Nos subimos a cenar. No hay agua caliente por las noches, se acaba. Mal, esto muy mal. No. El agua de fregar también con problemas. Mal. Mal. El camping está bien situado, pero no es para volver, desde luego. Nos dormimos muy rápidamente.

Día 6. 25-jul-2018
Día de ver Normandía. Nos levantamos como podemos y nos ponemos en marcha a eso de las 11, como todos los días. Vamos directamente a ver Arromanches, con su museo del día D, y todo lo que se montó allí. Luego las baterías de los cañones gigantescos (en Longues-Sur-Mer), y más tarde, ya de camino al camping…el cementerio americano, que es sobrecogedor. Miles de tumbas perfectamente alineadas, con un césped perfectamente mantenido. En cada una de ellas, una cruz perfectamente blanca y un nombre y una fecha. Comimos estupendamente, en el camping, y luego un helado.

Por la tarde, nos fuimos todos a ver la playa de Utah, y Ángel se quedó jugando. La playa de Utah vale mucho la pena, con sus tanques en plena playa. Impresionante todo. Volvimos, nos dimos un baño, y cenamos.

Luego fuimos a la playa de Omaha a dar un paseo (se entraba directamente por el camping), que alargamos hasta la puesta de sol. ¡Muy bonito todo!

Hace algo de viento, no amenaza lluvia. Por el día hay mucho sol, por la tarde, refresca.

Día 7. 26-jul-2018
Día de salir de viaje. No teníamos que salir muy temprano tampoco, así que a eso de las 11, estábamos listos para salir del Camping Playa de Omaha, que nos gustó a medias.

Nos quedan 400 km por recorrer en algo más de 4 horas, así que nos lo tomamos con calma. Por autovía de peaje (bendito víaT), vamos pasando de un sitio a otro. Paramos en un Aire a comer una ensalada de pasta que hicimos al principio del día. Muy bien, muy rico todo. Incluso estaba fresquita (¡bien!). Se nota que el calor –misteriosamente- va subiendo conforme vamos yendo para el norte. Un misterio. Salimos de Omaha Beach con máximas de 23ºC y estamos viendo a las 16.00h, 37º en el coche. Muy raro todo. Mucho calor. No sabemos porqué.

Esperemos que empiecen a bajar.

Nos encontramos con los Cano y los LM en el punto deencuentro (que es un furgoperfecto que encontramos en la app), y tras abrazarnos y ponernos al día, salimos para Calais. Llegamos allí y preguntamos qué hay que hacer, y la respuesta es básicamente NADA. Ir directamente a la barrera de salida. Bien. El parking gratuito está lleno, y no nos queda más remedio que intentarlo en el de medio precio; Después de unas cuantas maniobras, lo conseguimos. Hacemos un corrillo y finalmente, nos ponemos a cenar. Hace un calor importante. No creo que podamos dormir nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario