jueves, 16 de agosto de 2018

Viaje a Escocia - Parte 2


Día 8. 27-jul-2018
Y no pudimos (pude) dormir nada. En mi caso nada de nada. Entre barcos que entran y salen, un calor insoportable, luz en la zona de parking…¡nada! Uf! Esto lo vamos a pagar muy caro al final del día.
Nos ponemos a la cola del embarque, pasamos las dos aduanas (primero la francesa). El tiempo pasa, porque hay colas, se nos va la hora del barco, pero no nos vamos a poner nerviosos. ¿Cierto? El embarque es rapidísimo, y en nada estamos listos para subir a la cubierta. El viaje, 1h 40 min. Fácil y rápido. En nada, nos vemos en Dover. A los coches, rápidamente. Salimos ¡por la izquierda! 200 km nos quedan el camping.


Son 200 km exactos hasta Cambridge-shire. Llegamos con un sol de justicia, un bochorno importante…y…dice que no hay checkin hasta la 1pm.  ¿qué hacemos? Esperar, claramente. Mientras viene un hombre que nos dice que podemos pasar unas caravanas, porque estamos atascando bastante. Sol. Nos ponemos a hacer algo sencillo de comer. Y por fin nos llaman para el check-in. Es un misterio. Muchos “porqués”. Nos da todo igual. Nos vamos al museo.
El museo es simplemente el mejor museo en el que he estado (creo). Estoy un poco en shock. Ya escribiré cuando me duela menos la cabeza.

Ahora llueve mucho, de tormenta.

[Retomado del día anterior] El museo Imperial de la aviación, es –quizá- el más increíble museo que haya visto en mi vida. Y he visto unos cuantos. Algo alucinante. Un B29, un B52, un SR71, un F14, Eurofighter, F4, Harrier, Mig21, una V1, un Concorde (que se puede ver por dentro), Spitfire (varios), un taller visitable…y muchos más. Muchísimos más. Uno de cada. Literalmente, uno de cada. Una cosa alucinante. Me cambia la vida. Creo. Tengo que repensarlo. Y se puede ir 30 minutos a volar en un Spitfire. En uno de verdad, de los que derribaron nazis. Eso sí, el precio es disuasorio.
Dormí 11 horas. Me encuentro estupendamente.

Km 2850.

Día 9. 28-7-18
Día de irse a Edimburgo. Tenemos muchos kilómetros por delante. Tenemos el camping reservado y pagado, así que tenemos menos presión que la de costumbre. Eso sí, la señora nos dijo que si vamos a llegar antes de las 5pm, que le demos un toque. Desayunamos temprano, recogemos y estamos listos a eso de las 09.20 para salir. Bien!.

Empezamos por la A1, que es una carretera de doble vía normal y corriente, pero es la carretera del NORTE, THE NORTH, que dicen aquí. El viento sopla del sur, así que nos da de espaldas, y se nota. El consumo se estabiliza en 9.4 en este viaje. Eso es mucho menos que lo habitual. Pasamos la circunvalación Doncaster y entramos en la M1, que se supone que es mejor. Empieza con 4 carriles…pero enseguida nos damos cuenta de que vuelve a ser una carretera muy normal, que acabará –llegando a Edimburgo- en carretera de un carril por sentido. Y ya.

Bueno, quedamos que teníamos que comer, y que había que buscar un sitio para un conjunto de caravanas que en total suman más de 30 metros de largo. Y con eso hay que contar con cierta antelación. Paramos a hacer gasolina, y en UK las gasolineras tienen muy poco espacio. No tienen aparcamiento ni ningún tipo de servicio (sí baño). Total, que llegó la hora de comer, y le tocó el turno a Park4Night, que nos encontró un furgoperfecto de libro, en donde pudimos parar a comer tranquilamente en un parque. Todo bien. Bocadillo. Hace bueno. Llegó un heladero al que no le compramos, pero casi nos complica la maniobra de salida. Todo bien.

Seguimos. Que nos queda mucho trecho. No llegamos a las 5, pero vamos a buen ritmo. No se me está haciendo nada pesado. Nada. Avanzamos.

Llegamos a la frontera. Sí, sí, frontera, han leído bien. Fotos de rigor, y seguimos.

Llegamos al Drummohr Holiday Park, que es un camping muy parecido al otro que estuvimos, a priori, pero que no hay nadie en la recepción. Oh, nadie. Pero antes de que pudiésemos llamar, apareció alguien a buscarnos…y nos llevó a tres parcelas contiguas estupendas y bien situadas. Muchos servicios. Muy bueno. Decidimos descansar, los chicos se fueron al parque (y disfrutaron mucho), mientras nosotros nos metimos en la caravana Cano, a tomar una sidra y una cerveza, o dos. Sacáronse viandas y decidimos el viaje del día siguiente; Conversación y bromas.

Se puso a llover mucho y muy bien. Con mucho viento y mucha agua. Cada uno a su caravana. Cocinar dentro y escribir un poco. Hay muy poco extranjero en el camping. Hemos decidido, hacer una leve variación y –probablemente- quedar un día más para ver St Andrews y los alrededores.

Km 3200.

Día 10. 29-jul-2018
Edimburgo.
Amanece a las 04.12AM. Está muy bien.
Decidimos ir en autobús. 8.50 libras, el ticket familiar, que permite subir y bajar todo lo que se quiera en 24 horas. No lo pensamos mucho.

Llegamos a Edimburgo en menos de media hora. Nos deja en la milla. Perfecto. Nos vemos el castillo, que nos saltamos porque cuesta una pasta gansa. Luego se pone a llover, cosa que ya no nos abandonaría hasta la noche. Un poco rollo. Fui con las Teva.

Vimos los “close” que son callejones muy estrechos, la zona de los pub muy típicos, las casas más antiguas, y por supuesto, el sitio ese en donde muestran todos los tipos de whisky que destilan por aquí…y nos dio la hora de comer.

Pensamos que podíamos ir al bar de Brewdog, pero no. Estaba completo. Nos fuimos al The  Advocate, que nos dio un fish and chips que nos supo muy bien. Alguien se probó unos Haggis que no tuve narices a probar. No hubo postre, pero sí unos cafés. 212 libras que son 240 euros. 13 platos. No está mal. Seguimos con el día que no tenemos tiempo que perder. Sigue lloviendo a ratos, pero principalmente lloviendo, sí. Lloviendo. Las Teva aguantan bien y casi casi no tengo los pies mojados. A las fotos me remito.
Los coches en Edimburgo, corren mucho cuando llueve. Da miedo.

Nos toca perdernos por unos cuantos callejones también, y llegar a la catedral de St. Gilles, que es presbiteriana, que es –por tanto- muy democrática, hasta el punto de poner el altar sin altar en el medio de la catedral. Tanto que no se entiende bien el sentido de la planta de la catedral.

Impresionantes vidrieras góticas. Muy impresionantes. Por suerte nos tocó un concierto de trompas. Muchas trompas, que sonaban francamente bien. Todo gratis.

Vemos el palacio de la Reina, y un montón de tiendas de souvenirs por la milla que es la calle que baja hasta el palacio. El palacio de la reina, no se puede visitar, porque ya no son horas.

Decidimos volver. Ya son horas. Buscamos la parada del 26, y paramos en un Costa, que nos da un café y algo dulce para los chicos que se toman tranquilamente.

A la vuelta unas cervezas amargas y una cena dentro de la caravana. Muy bien todo. Esta noche hará menos frío que la anterior. Se espera que mañana no llueva tanto como hoy. Esperemos.

Día 11. 30-jul-18
St Andrews, Rueda de Falkirk, Forth Bridge.

El ajedrez de Lewis
Salimos a las 09.30 otra vez. ¡Bien! Muy bien. Salimos camino del destino más cercano, que es la capilla de Rosselyn, que nos cobró 7x2+0 por entrar. Bien. Merece mucho la pena verla. Es gótico tardío, pero curiosa y contrariamente al gótico español, los pilares son cortos, y toda la ornamentación está muy cerca del visitante. Muy bonito. Vimos al famoso gato, que tenía un poco de mal carácter pero que se dejaba acariciar.

Luego salimos hacia las estatuas de los Kelpies, que son imponentes (casi 30 metros de alto) y realmente bonitas que representan un animal mitológico celta, que tenía forma de caballo casi siempre, y que servía para asustar a los niños para que no tomasen riesgos en los lagos. Puede ser el origen de Nessie, y tiene una historia curiosa, ya que a veces tomaba forma humana, pero los cascos de caballo seguían sonando…justo igual que la representación cristiana del demonio... Al lado está la Rueda de Falkirk, que tuvimos la inmensa suerte de ver en funcionamiento. Allí nos tomamos los bocatas que llevamos, disfrutamos de un barco en una exclusa, comieron (los chiquis) un helado y nosotros un cafelito con un trozo de bizcocho de chocolate con nubes que no estaba muy allá.

Se puso a llover (mucho). Seguimos hacia St. Andrews, en donde pudimos ver el Open Senior de St Andrews. Unos tipos afortunados. Vimos la universidad, vimos la impresionante Catedral (no pagamos, porque ya estaba cerrado), y paramos en un pub a tomar una Cask. Dark Horse. Buena. Tenían la Elvis Juice que no tomamos. Children and dogs welcome.

Seguimos hacia el puente. Vimos los tres puentes desde un lugar muy privilegiado. Siguió lloviendo (mucho). En poco menos de media hora, nos plantamos en el camping. Dejamos a los chiquis y nos fuimos al Aldi. Compramos un montón de cosas escocesas.
Mañana nos vamos al NORTE.

Km 3200.
Día 12. 31-jul-2018
Día de movernos de sitio. Nos vamos al centro de operaciones del noroeste. Allí echaremos tres noches.

Cambio de planes.

No vamos al centro de operaciones, y no nos vamos dos noches.


Cambio al cambio de planes.

Volvemos a cambiar. Arranca ya.

200 km y casi 3 horas después llegamos a Hillhead caravanpark, que es un sitio que cuesta 20 libras por noche, tarifa plana. Mola mucho, muchísimo. No tiene nada más que un edificio, pero tiene hasta lavadora y secadora.

¡Perfecto para unos tourers!

La carretera ha sido buena, hasta que google nos ha decidido meter por sitios estrechos y hemos sufrido un poco.

Llegamos a las 15, y nos ponemos a cocinar. Nosotros teníamos mucho pan, así que hicimos unos deliciosos bocadillos con lechuga, tomate, salsa y jamón de pavo escocés, que nos supieron muy bien. Pero mucho. Luego un yougur y un cafelito.

Estamos listos.



Salimos con los coches, tenemos una tarde para ver cositas. Primero vimos el Castle Fraser, con sus grandiosos huertos. Cerrado, por supuesto. Luego fuimos al Crathes Castle, que tampoco estaba abierto. _( Y por último, al Dunnottar Castle, que está al borde del mar, pero que tampoco estaba abierto, por supuesto. Cierran a eso de las 5pm o antes. Es una cosa un poco misteriosa, sobre todo en temporada alta. En fin. Un poco raro.


Los vimos por fuera. Volvimos para el camping, una media hora, sin carreteras pequeñas, y nos pusimos a hacer la cena. Todo bien. No llovió en todo el día. Mañana haremos lavadora.
Km 3700.

Día 13. 01-ago-2018
Día de ver “cosas”. Salimos de buena mañana a ver la destilería de Glenfiddich o como se escriba.

Llegamos con el tiempo justo para empezar la visita. ¡Bien! Se dio muy bien. Además nos dio tiempo para tomar un buen café expreso. La visita empezó con una peli en varios idiomas, para conocer la historia de la fábrica. Luego tuvimos una guía para nosotros solitos en todo el recorrido. Muy fácil de entender. El proceso bien explicado.

Luego al final, paso por la tienda (mismos precios que en Amazon) y cata de los tres más estándar. Los conductores deben llevárselo para otro momento. Nos dan una botellita de 12 años. No está mal.

Los niños no toman nada y no pagan nada. Los adultos, 10 libras por cabeza. Podemos hacer picnic allí mismo. Unos bocatas que nos saben a gloria bendita. Salimos hacia la costa, y pasamos por todos los pueblos costeros (paramos en PortGordon). Muy bonitos todos. Se nos acaba el tiempo de llegar a la cita con los chicos de Brewdog, así que ponemos rumbo a Ellon. Los chicos no pueden entrar. Se quedan con Emilio. La visita bien, con la historia de la empresa por delante, el método de fabricación, y una Punk de 500ml (lata) para llevarnos. Bien. Hay cosas interesantes en la tienda, pero no compramos nada. Es todo bastante caro.



Por último, y  no menos importante, nos vamos al restaurante indio que tenemos reservado, porque ¡¡¡es el cumple de Íñigo!!! (Shahi Darbar) y comemos un poco de todo lo que vemos en la carta. Unas cosas picantes, y otras MUY picantes. No salimos mal. Pagamos 202 libras por todos, algo menos que el pub de Edimbugo.
KM 4050

Día 14. 02-ago-2018
Día de movernos de sitio nuevamente. Cogemos las caravanas (después de hacer coladas) y nos movemos por la carretera del Lago Ness. Avanzamos muy despacio pero no hemos tenido problemas de estrecheces por el momento. Intentamos parar en el área de aparcamiento del castillo de Uqurhart, pero nos disuade un amable escocés que estaba gestionando aquello.

Buscamos un furgoperfecto y encontramos una zona muy chula para parar con mesitas y hasta un sitio donde nos dieron un café…o un intento de café.

Llamamos al camping en cuanto tuvimos cobertura, y no hay sitio. Ni mucho ni poco. Fully booked. Pues nada. Llamamos al que está al lado, y sin problema. Con los mismos servicios, vamos. Un campo en el medio de ninguna parte. El camping donde estamos es fascinante. No tiene nada de nada.

Y lo tiene todo. 14 libras. Es en Lairg, y se llama WoodEnd Caravan and Camping site.

Es, simplemente un prado. Y unos enchufes.

Día 15. 03-ago-18
Día de llegar a lo más norte. AL NORTE. Salimos con nuestro habitual cargamento de material de bocadillos para John o’Groats, que es oficialmente el punto más al norte de UK Mainland, pero que todo el mundo sabe que Dunnet es un poco más al norte. Tenemos poco más de 80 millas hasta allí, pero más de dos horas de viaje. Allá que nos vamos. La carretera es preciosa. Simplemente preciosa.

Nos la hacíamos más estrecha y con más “passing places” pero no, es de doble carril y se puede circular perfectamente. Se podría incluso circular con una caravana. Seguimos camino del tirón hasta el destino. Llegamos a un bar con un poco de ganitas de hacer pis y de tomar un café. Lo primero va a ser fácil, lo segundo no tanto. Bueno, se intenta, y el café es patético. El sitio? El Seaview Hotel. Menos mal que de esta vez, yo me pedí una ale de allí. Cask, por supuesto. Flojilla, ale, floja, sin gas, calentita. Mmmm. Bueno, está buena. Nos vamos al faro que hay allí cerca. Un lugar fascinante. Con un montón de pajarracos criando, unas vistas impresionantes del norte, y sin una mesa para comer. Con todo el campo lleno de defecaciones de oveja (escocesa, eso sí) era complicado encontrar un sitio para poner un mantel. Por fin, al lado de un bonito paisaje de las Highlands, pudimos hacer los bocadillos. Eso sí, cuando estábamos dando cuenta de ellos, (a dos carrillos), llegó la lluvia. Un horror. Poco al principio, lo justo para dejarnos volver. Apuramos el paso, y llegamos a los coches sin estar completamente empapados, pero por los pelitos.


Nos secamos algo, y continuamos viaje. La idea era visitar el castillo de Mey Trust, pero la Reina (sí, sí, la Reina), estaba en él esta semana al año, y –por supuesto- estaba completamente prohibida la entrada. Seguimos.

Van pasando las millas muy despacio en una carretera muy agradable. La niebla reemplaza la lluvia.

Llegamos a Dunnet. Es un sitio muy bonito, o debe serlo, porque no pudimos ver casi nada por culpa de la niebla. Una auténtica pena. Otra vez será.

El camino se está haciendo fantástico. Hay ovejas por todas partes, un paisaje maravilloso, y una carretera cómoda y confortable.

Llegamos a Thurso, que es la ciudad un poco más grande del gran norte. Bonita. Paramos, hicimos compra en el Tesco de allí (cosas muy ricas) y vimos un poco la playa. El clima no estaba acompañando (aunque no llovía).

Tomamos un desvío para volver a casa, y la carretera empeoró bastante. Estrecha, ya con passing places, y con algún bache. Vamos despacio y parando mucho a hacer fotos. Zona completamente desértica. No hay nadie en ninguna parte. Nadie. Una casa perdida cada mucho tiempo y poco más. Bueno sí, muchas ovejas. Muchas. Blancas y negras. Limpias, muy bonitas.


Poco a poco, muy poco a poco fueron pasando las millas, y llegamos al camping otra vez. Maravilloso. Hacía un poco de fresquito, así que no nos quedó más remedio que refugiarnos en las caravanas y tomar una cervecita. O dos. Y luego nos pusimos a hacer la cena y el resto de las tareas domésticas.

Mañana comenzamos el viaje al sur.
                                                                                                                                                                          
Día 16. 04-ago-2018
Día de movernos al sur. Salimos del camping de WoodEnd, con la firme idea de buscar un sitio cerca de la isla de Skye que es donde queremos ver ahora. Encontramos el camping perfecto, el Reraig Caravan Site así que ponemos esos más de 30 metros de caravanas hacia el suroeste. Pasamos todo tipo de carreteras, principalmente buenas, aunque, como era de esperar, nos encontramos algún trozo con passing places. Qué sería del norte de Escocia sin passing places??. El sitio del camping…es simplemente maravilloso. Un camping super cuidado con todo tipo de esmeros y pasiones por un “warden” que es un señor de pelo y poblada barba blanca, que tiene un cartel que pone “si llegan fuera de horario, pónganse en donde quieran y ya luego les cobro”. Nos cobró 46 libras por dos noches. Esto es genial. Estamos al borde de un lago, y en el centro de operaciones de Skye.
Comemos.

Hacemos un cafelito y nos vamos corriendo al castillo de Elian Donan, que está a 10 minutos en coche. Llegamos, casi no hay sitio para aparcar. Es un poco ferial, y por tanto hay autobuses con españoles por todas partes. ¡Qué le vamos a hacer! Sacamos las entradas, pasamos por la gift shop y todo el lío y nos vemos el castillo que está reconstruido y muy puesto para turistas, pero que es realmente bonito. Se celebran bodas y eventos cuando se termina la visita del público, y éste era el caso. Estaban preparando para una boda. Todo el mundo llevaba kilt y traje de gala máxima. Muy pintoresco. Vemos unas autocaravanas chinas que estaban haciendo un pirulo desde china, cabo norte, y toda europa. Nada, una tontada. ¡Madre mía qué viaje!
Elian Donan
Decidimos hacer una vuelta sencilla por el sur de la isla de Skye en coche. No está muy bueno el tiempo, así que nos ponemos en marcha. Skye es simplemente fantástico. Desde que se pasa el puente, todo es maravilloso. Fuimos hasta Armadale, en el sur. Y volvimos, porque el tiempo no nos está respetando. Hay un orballo constante, que no nos deja. Nos volvemos al camping.

Hacemos las cenas, y vienen los famosos mosquitos escoceses…los Midges, (https://must-see-scotland.com/midges-in-scotland/) que son lo peor de lo peor. En versión ¡cómo puedes ser tan cabrón siendo tan pequeño! Nos vamos a las caravanas, cena, cervecita y a cama. Dormimos como benditos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario