martes, 12 de enero de 2021

Dejad de estirar la celda, malditos.

Hace tiempo que no actualizo el blog. Vale, recordad que es mío y me lo chuzo como quiera. ¿Y?

Dicho esto, como estoy estrenando un teclado (un día contaré cuál y porqué) me apetece escribir un post que tenía pendiente. 

Hace un tiempo descubrí que la economía no es una ciencia. Pero hay un Nobel de Economía...sí, pero también lo hay de la Paz. Y no lo hay de Historia del Arte, que tengo menos dudas de que sea una ciencia. 

Y lo peor es que hay doctores en Economía. Eso es algo que algún día tendríamos que revisitar, sin duda. Algo no me cuadra. 

Si uno pone en Google 'El centro de estudios económicos vaticina que', o 'el paro crecerá' o 'El PIB caerá'...obtendremos unos miles de sesudos (\ironía) estudios económicos que vaticinan (predicen) cómo se va a comportar la economía.

Y justo después, llenan las cabeceras de los periódicos

Y eso es lo peor, porque mueve los mercados y lleva a situaciones muy indeseadas. 

Pero a lo que voy, es que esos estudios lo que hacen es basarse en unas condiciones iniciales y unas variables de contorno dadas (que pueden ser muchas o pocas) para trazar un comportamiento. Y hasta aquí hay unas matemáticas que pueden ser básicas o medias. Habrá algunas fórmulas y un poco de estadística de cierto nivel. Pero no hay mucho más. Y lo se de buena tinta, no porque lo piense (es lo más importante aquí, porque no tengo ningún dato, pero tampoco ninguna duda 😜) sino que lo he visto en funcionamiento en el trabajo, agravado por una cocina de los datos que me pareció muy perniciosa para el resultado.

Obviamente, estoy seguro que algunos de los mejores economistas usan R, NumPy, MatLab o herramientas similares, pero desgraciadamente, en mucho de lo que lo que llega a nuestras cabeceras de referencia no hay nada más que una Excel. 


No tengo nada en contra de Excel (eso es harina de otro post), ni mucho menos, ahora que soy yo tan defensor de Windows sino que quiero resaltar la sencillez de los cálculos que llevan a la conclusión que finalmente monta el titular del periódico. 

Cuando intento explicar esto a otros, lo comparo con la meteorología. En meteorología se hacen previsiones mediante modelos matemáticos (mucho más complejos, por cierto), pero siempre se dan un con un porcentaje de certeza. SIEMPRE. SIEMPRE. Denme negritas más NEGRAS. Y si no, no es meteorología, sino chamanismo. La info que ofrece la meteo, es abierta, y pública. Sobre ella, se interpretan los datos, de una forma, o de otra, pero en ningún caso, a la meteorología se le ocurrirían dos cosas. NUNCA: Ni dar los datos sin un porcentaje de previsibilidad, ni ofrecer un pronóstico más allá donde ese porcentaje sea significativo. 

Ejemplo, pregunta. ¿lloverá en Hortaleza, Madrid, el 17 de agosto de 2021? Nadie te responderá hoy a esa pregunta. Porque la fiabilidad de la previsión es cero. 0%.

Pero sin embargo, los centros de estudios de BBVA, Funcas, Bancos de España, CEOE's y FMI's te dicen con precisión de dos decimales, cuánto va a bajar el PIB y que el 31-12-2021 vamos a tener 134.546,45 parados más. Con dos decimales. O con cuatro. Es igual, porque nadie va a revisar el estudio aquel día. Simplemente 'estiran la celda de excel' para llegar a una extrapolación absolutamente absurda. 

Y da igual la precisión, la fiabilidad y cualquier otra consideración. La economía es la ciencia de los titulares de prensa en la que nadie se cuestiona el estudio. Cuestionar el estudio es revisar el método y llegar a las mismas conclusiones.

Cosa que la ciencia hace todos los días y la economía no.



 


No hay comentarios:

Publicar un comentario