jueves, 7 de octubre de 2021

Vacaciones de verano 2021 - Parte 3

Continuamos camino hasta Estaca de Bares. Sin pretensiones, sin prisa. Pasamos a modo autocaravanero, no tantos campings como hasta ahora. 


Punto1. Hicimos GLP y seguimos camino. Paramos en Foz, en su enorme área de autocaravanas sin saber muy bien qué hacer. Fuimos a comer a O Tangarte, que tiene unas excelentes calificaciones en todas partes. Sin duda un acierto. Comimos de todo y muy bien, y es que, recordad, ya estamos en Galicia, y aquí se come bien en todas partes. 


Decidimos seguir camino. Y llegamos a Estaca de Bares, en donde hay un parking de autocaravanas. Eran ya las 18 así que decidimos quedarnos aquí a dormir. Hacía buen día y sin viento, así que nos fuimos hasta la punta, más allá del faro a ver ponerse el sol. Muy bonito todo. Por supuesto, con chaqueta y buff. 



La zona de Estaca de Bares es, simplemente maravillosa. Muy bonita. Con acantilados muy altos en donde el mar choca violentamente y mucho viento que nos recuerda lo duro que es vivir aquí. 

Al día seguimos camino hacia Valdoviño, por la carretera de la costa. Paramos en Cedeira, porque -por supuesto, la duda ofente- llamamos a Arribí para que nos hicieran una empanada de bacalao con pasas, que pasamos a recoger a las 13, cuando nos dijeron. Ese día la comimos, pero no recuerdo dónde. 

Espera que Google Fotos me lo recuerda. Sí. sí. Ya en Valdoviño. 


Ahí estamos todos ñam, ñam. Pero Google se equivoca en una cosita, un detalle. :) 

Fuimos con la sana intención de quedarnos en el camping A Lagoa, como el año pasado, pero ¡amigo! que no llevamos reserva y la cosa va a estar complicada. Pues no hay sitio. Por suerte, han habilitado una zona enorme al lado de la playa en donde poner AC, así que como estábamos hasta arriba de agua, nos quedamos allí. Playa. 

Y atardeceres muy tranquilos. Sin duda Valdo tiene algunas cosas que no se tienen en otra parte. Pero me quedé con las ganas de quedarme en Pantín en donde hay unas olas mucho más razonables que aquí. De todas formas, surferos por todas partes. Nota. Muchísimas chicas. Muchísimas. 



Aquí un atardecer desde el parking dentro de la auto. Una auténtica maravilla ver irse el sol y luego ir a tomarle algo al chiringo que está a 20 metros de ahí.


Echamos varios días. Sin prisa, viendo pasar las olas y oyéndolas de fondo constantemente. El agua, congelada, como alfileres. Pero no importa. 


Han montado un área privada en Valdoviño, pero está en la zona superior del pueblo, lejos del mar. Fuimos hasta allí a cambiar las aguas (éramos 4 y llevábamos 2 días sin mover) y por 3 euros pudimos hacerlo todo sin problemas. Cosa de 15 minutos y volvimos al sitio a echar un día más. 


Luego, el día 16, nos movimos siguiendo la costa. Y sin quererlo, siguiendo el cauce del viaje del año anterior. La verdad es que nos movíamos sin rumbo fijo ni objetivo. 

Pero todo muy bien. LLovió en algunas partes del viaje, alrededor de Vimianzo. Antes paramos de nuevo a cambiar las aguas ¡¡en el parque de bomberos de Narón!! Impresionante que haya allí un lugar para hacerlo. La verdad es que bien todo y los bomberos saludando. ¡¡Todo el mundo sabe que TODOS los bomberos son caravaneros!!

Llegamos a Cee de nuevo, como el año pasado y una vez aparcado, no lo pensamos más y nos fuimos a O Club, como el año pasado, en donde dimos un buen repaso a lo que allí hacen y ponen. 


Sin más dilación, seguimos camino y llegamos a Louro en donde NO HABÍA SITIO, (Dios, vaya verano con todo el mundo con caravanas y furgos!). 


Wow! Anochece en la playa de Louro. Todo un lujo poder estar sentado en una roca, cenando mientras se pone el sol. 

El caso es que -de nuevo- han habilitado un parking (es un campo, un prado) al lado del camping en donde poder aparcar y había un ciento de caravanas. Muchísimas. Fuimos a la playa, pero había mucho viento, muchas algas, mucho mar...un poco más desagradable que el año pasado en donde guardamos un muy buen recuerdo. 

El día siguiente lo echamos en la playa también. Hacía mejor tiempo aunque, -para mi- no estaba para baños, claro. 

Cenamos en el restaurante del camping como no podía ser de otra forma. 

Al día siguiente a casa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario