martes, 4 de enero de 2022

Una semana en los Pirineos en invierno (sale mal)

Sin ningún género de dudas, una de las cosas más deseadas al comprar la autocaravana, (a.k.a. la furgo), es salir a la montaña en invierno. Muchos grados bajo cero, y congelaciones en depósitos y tuberías. ¡Un montón de problemas por el frío y la lluvia! 

Compramos las cadenas para llevarlas al viaje. No podíamos esperar para salir ya. Finalmente vamos todos. ¡A por la ruta!


Salimos el 25-diciembre, desde Lousame con parada en Lugo para comer con la Familia. Eso son ya 140 km. A la tarde, sin prisa, salimos sin ninguna intención de parar o no. Hicimos el servicio de aguas en Baralla (que -cómo no!- tenía gente) y seguimos camino. En Astorga, desvío a León, y continuamos camino hasta Sahagún, en pleno Camino de Santiago. Hicimos 414 km ese día. Llegamos muy de noche, pero dormimos estupendamente. 






Al día siguiente un paseo por el pueblo, y seguimos camino hasta Pamplona, en donde nos quedamos en su área de autocaravanas. De pago, pero está perfecta. Bien ubicada y todos los servicios perfectos. Paseo por Pamplona, y visita a lo importante. Muy bonito todo. A la vuelta encontramos un TelePizza, sí, sí,...y les llevamos una a los chicos (que se quedaron en la furgo) y la agradecieron bien. 


Día 27 de diciembre. Vamos para Jaca. 113 km más nos separan. Ya somos conscientes de la ola de calor "africano". Siempre nos persigue una ondatta di calore africano. Hay 15ºC en Jaca, que son 20 más de los que debería haber. Paseo por Jaca, comemos un pincho en una cervecería (12 grifos, creo recordar) y comemos en la furgo. A la tarde, otro paseo para conocer mejor la ciudad y cena en la furgo. Nada de frío. ¡Qué desastre! Sigamos subiendo. 


El 28 de diciembre, salimos para Canfranc, que está mucho más arriba que Jaca. Nada. Hay restos de la nevada pero nada. En Canfranc Estación paramos en el centro del pueblo, y visitamos la estación. Está en obras. Muy interesante todo. Comemos en la furgo. Y arrancamos para Candanchú, en donde hacemos una visita a la estación, pero no para de llover fuerte. Decicimos no quedar a dormir allí y salir para Aisa. No estaba muy pensado (Aisa era objetivo opcional) pero decicimos que sí. Vamos por la carretera corta...pero estrecha. Muy estrecha, con pasos delicados y un puerto. El área de furgos de Aisa, es flipante. Enorme, con todos los servicios. Algo inclinada, pero se puede calzar. Visitamos el pueblo, que es bastante pequeño. Y cenamos en la furgo. Al día siguiente, ruta.  



29 de diciembre, Aisa-Jasa-Aisa, caminando, la ruta nos dio algún problemilla porque el río estaba crecido y no se podía cruzar por donde decía el track y tuvimos que hacer alguna alternativa por los puentes. Nos quedó una ruta chula, de 19,80Km y casi 600 m de desnivel positivo. Interesante. En Jasa, sabíamos que había un bar abierto y nos apretamos unas croquetas, unas birras y una pizza casera que nos hizo recuperar de la matada de subida al puerto. La vuelta con algún incidente con el barro y eso...pero bien. Llegamos bien. Cenamos en el bar del pueblo de Aisa. Meh. Las croquetas estaban frías por dentro. 



30 diciembre. Nos vamos acercando a casa. Poco a poco. Paramos en Sabiñánigo a comprar cosas, y seguimos el viaje, porque estamos demasiado cerca de la salida. No recuerdo muy bien dónde comimos. Creo que en la zona de furgos de Huesca, a la que también fuimos. Paseo por Huesca, unas compras y seguimos camino. Íbamos a parar a dormir en un embalse y eso, pero finalmente, seguimos camino hasta Medinacelli en donde hemos parado 1000 veces. 


31-dic. Llegamos a casa sin más inconveniente.